Bukele: El Salvador no va a regresar al pasado

El presidente de El Salvador Nayib Bukele, cumplió dos años de gestión y juró a sus seguidores defender los cambios institucionales.

SAN SALVADOR - El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, culminó su segundo año en la presidencia de la nación centroamericana con un mensaje claro al país y al Congreso dominado por el oficialismo de que continuará implementando los cambios iniciados. En su discurso tuvo más críticas para la oposición política que gobernó por más de tres décadas.

En un discurso el martes, Bukele dijo a los salvadoreños que el reto por delante "es mucho más grande".

"Los salvadoreños tenemos que decidir liberarnos del yugo de los poderes fácticos, que con su aparato ideológico han gobernado desde siempre", dijo.

Los cambios a los que se refería Bukele se profundizaron cuando el 1 de mayo se instaló la nueva Asamblea Legislativa controlada por su partido Nuevas Ideas. De una vez, los legisladores destituyeron a los jueces de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y al Fiscal General. La misma noche eligieron y juramentaron a los sucesores.

La decisión provocó condenas en el país y de la comunidad internacional, incluyendo el gobierno de Estados UnidosMuchos han mostrado su preocupación por la situación política en El Salvador, después de medidas del gobierno de Bukele que son vistas por algunos como un intento de concentrar el poder.

De hecho, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo  Internacional (USAID), supendió la ayuda financiera a varias instituciones del Gobierno salvadoreño.

Bukele comenzó su tercer año en el cargo con varias encuestas que lo muestran con una aprobación a su gestión de más del 87%.

El martes afirmó que El Salvador no va a regresar al pasado, a pesar de las críticas de gobiernos del mundo por la concentración de poder en el país. A su vez prometió a sus simpatizantes defender lo conquistado contra todo enemigo.

“Nunca más vamos a regresar al sistema que nos hundió en la delincuencia, en la desigualdad y la pobreza. ¡Nunca más! Mientras Dios me dé fuerzas no lo voy a permitir”, dijo Bukele en su discurso en la Asamblea Legislativa.

Sus críticas iban dirigidas a la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y al izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que gobernaron el país en los últimos 30 años. Los culpó por por la alarmante delincuencia, la corrupción, la desigualdad y la pobreza.                                                   

Diputados del partido Nuevas Ideas -afines a Bukele- y otros simpatizantes dentro del órgano acogieron el discurso con aplausos.

"Juramos defender lo conquistado, luchar pacíficamente contra todo enmigo, contra todo obstáculo, contra toda barrera", enfatizó Bukele.

                                                 

Sobre la forma que ganó la presidencia el 3 febrero de 2019 dijo: “ (Fue) sin derramar ni una sola bala, sin derramar una sola gota de sangre, como lo intentaron en la guerra civil”. 

En el acto estuvieron presentes diplomáticos acreditados en el país y magistrados de la Corte Suprema de Justicia. También asistió la exembajadora Jean Manes, recientemente nombrada encargada de negocios interina de la embajada de los Estados Unidos.

Más críticas

El legislador del opositor partido Alianza Republicana Nacionalista ARENA, Rodrigo Avila, dijo que la intervención del mandatario no cumplió con los requisitos de un informe del aniversario de gobierno

"No se tuvo la cortesía de respetar a los diputados de los otros partidos, haciendo señalamiento, desdeñando y minimizando a un 10 por ciento de la población que no lo apoya, casi catalogándolos como enemigo", afirmó.

En mayo, el enviado especial de Estados Unidos para Centroamérica, Ricardo Zúñiga, se reunió con el presidente Bukele al término de una visita en la que aseguró que el gobierno de Joe Biden busca "avanzar una agenda para el mejoramiento y atender los intereses que compartimos acerca de la creación de prosperidad, de esperanzas, de empleo, de fortalecimiento de la seguridad y de la buena gobernanza en Centroamérica”.

                                                    

Zúñiga criticó fuertemente la decisión de los diputados de sustituir a los jueces y al fiscal general y recomendó restaurar la situación anterior.

"Nosotros pensamos que las acciones del 1 de mayo no contribuyen al esfuerzo estadounidense [de una agenda de prosperidad y buena gobernanza] porque no están en cumplimiento de la Constitución salvadoreña ni del procedimiento legal", dijo Zúñiga, en el último día de visita a El Salvador.

Bukele, asumió la presidencia de El Salvador el 1 de junio de 2019 y su gobierno ha merecido reconocimientos internacionales por las las medidas de control de la pandemia del COVID19, pero a nivel interno distintas organizaciones no gubernamentales señalan la falta de transparencia y en la administración de los recursos y la falta de contundencia para combatir la corrupción.

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ