Borrell pide “dejar claro” que la agresión a Ucrania tendrá una "fuerte respuesta”

UE está “intentando hacer cosas para evitar que las tensiones se incrementen”
Agencia EFE

Riga, 1 dic (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, instó este miércoles a trabajar para “dejar claro que cualquier agresión contra Ucrania tendrá una fuerte respuesta”, y añadió que para el club comunitario la integridad territorial y soberanía de ese país “están por encima de cualquier cosa”.

“Se tiene que hacer todo para dejar claro que cualquier agresión contra Ucrania tendrá una respuesta fuerte”, dijo el político a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN que se celebra en Riga.

Borrell participa en una sesión del encuentro ministerial dedicada a los Balcanes Occidentales, pero en su declaración también se pronunció sobre Ucrania.

Afirmó que la UE está “intentando hacer cosas para evitar que las tensiones se incrementen”.

“Este tipo de crisis tienen que evitarse, porque una vez que empiece, va a ser mucho más difícil afrontarla”, comentó.

Además, resaltó que para la Unión Europea “la integridad territorial y soberanía de Ucrania están por encima de cualquier cosa” y que Bruselas permanecerá “de forma firme y decisiva” junto a Kiev “frente a cualquier intento de socavar su integridad territorial y soberanía”.

                                                  
Los Estados miembros de la OTAN se mostraron el martes dispuestos a adoptar nuevas sanciones económicas contra Rusia si finalmente ataca Ucrania, después de que Moscú haya aumentado su presencia militar junto a la frontera de la antigua república soviética por segunda vez este año.

"Cualquier agresión futura rusa contra Ucrania vendría con un alto precio y tendría consecuencias políticas y económicas graves para Rusia", declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Por lo que a los Balcanes Occidentales se refiere, Borrell afirmó que sigue siendo una región “estratégica” para los Veintisiete y agregó que la estabilidad de esa área es “de suma importancia” para la UE.

En ese sentido, expresó su “preocupación” por la situación en Bosnia-Herzegovina, “donde en los últimos días hemos visto tensiones y algunas tentativas de intentar deshacer veintiséis años de paz y estabilidad”.

Por ello, reiteró el compromiso comunitario con “la unidad de Bosnia-Herzegovina como un solo país” y pidió “a todo el mundo” hacer “las reformas necesarias para mantener esta unidad y para reformar la ley electoral”.

Bosnia ha sufrido recientemente su crisis política más grave desde el fin de la guerra civil en 1995, ante la amenaza del ente serbio de abandonar instituciones comunes, como el Ejército, la autoridad fiscal o el sistema judicial.

El líder nacionalista serbobosnio, Milorad Dodik, pretende hacer de Banja Luka la capital del ente serbio de Bosnia-Herzegovina, cuando la Constitución solo reconoce a Sarajevo como única capital común de bosnios, musulmanes y croatas.

Bosnia-Herzegovina está integrada por dos entes, la Federación y la República Srpska, y es uno de los estados del mundo con un funcionamiento institucional más complejo.

Con apenas 3,5 millones de habitantes, cuenta con 14 gobiernos regionales, una presidencia tripartita, 14 parlamentos bicamerales y alrededor de 130 ministerios y consejerías.

Sobre Serbia y Kosovo, Borrell dijo que en verano hubo “muchas tensiones”, pero admitió que la situación se ha relajado, aunque “todavía hay necesidad de reanudar el diálogo”.

“No hay otro modo de estabilizar la situación”, constató.

 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ