HONDUREÑOS TENDRAN MAS RACIONAMIENTO DE AGUA EN LOS PROXIMOS 15 AÑOS

Si el suministro promedio de agua a cada dos o tres días le parece insuficiente para cubrir las necesidades básicas en su hogar, imagínese lo que le espera si este se reduce a cinco días. Y es que los racionamientos del vital líquido se ampliarían a cuatro o cinco días en la capital en los próximos quince años, en caso de que no se construyan nuevos embalses. Al menos así lo advirtió Rodolfo Ochoa, director de Investigación y Análisis Técnico del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA). La advertencia de Ochoa está fundamentada en un estudio de 2014 de la Academia de Ciencia de Honduras y la Asociación Mundial de Agua (GWP, por sus siglas en inglés), a través del capítulo de Centroamérica. El informe ofrece una radiografía de las fuentes, la calidad y la cantidad de agua del sistema urbano del Distrito Central, así como una proyección para el 2040.A cuentagotasSegún el diagnóstico, el SANAA provee de agua potable a 120,040 hogares capitalinos, que representan apenas el 50 por ciento de la población.No obstante, la institución brinda un servicio racionado y con interrupciones, con una frecuencia de dos o tres días, según los horarios actuales. De acuerdo a su demografía, el Distrito Central demanda un servicio de 3.66 metros cúbicos por segundo de agua, precisa el diagnóstico preliminar.Para tener una idea de esta medición, solo imagine la pila de su casa con un metro de alto, uno de largo y uno de profundidad, lo que forma un metro cúbico del vital líquido. Así el ejemplo, significa que en Tegucigalpa y Comayagüela se consumen casi cuatro pilas de agua de este tamaño por segundo, 316 mil por día y 115 millones por año.Para hacerle frente a la necesidad, el informe detalla que el Distrito Central explota un promedio de 3.31 metros cúbicos por segundo en la época lluviosa, y apenas 1.74 en época seca.De esta forma, la situación no parece tan alarmante, ya que solo deja un déficit de servicio de 0.35 metros cúbicos en invierno y 1.92 en verano, pormenoriza GWP. No obstante, los expertos aclaran que al considerar que un 38 por ciento de la población, ubicada en zonas marginales, se autoabastece con cisternas, la diferencia se eleva.Lo anterior deja un déficit real en invierno de 1.58 metros cúbicos, mientras que en verano asciende a 2.54 metros cúbicos. En un número más cerrado, el déficit de agua se puede establecer en un 46 por ciento.Nuevos embalsesAfortunadamente, el municipio tiene acceso a fuentes de agua cercanas que elevarían la producción hídrica a 7.14 metros cúbicos, un número mayor a lo requerido.“Para satisfacer la demanda se necesita duplicar la producción de agua y se requiere la construcción de cuatro embalses”, explicó Ochoa, quien también es vicepresidente de GWP Centroamérica. El experto hace referencia a las cuencas de Guacerique, Río del Hombre, Sabacuante y Tatumbla, las cuales se han identificado como potenciales represas cercanas.Sin embargo, el Distrito Central ya carga con un letal rezago, pues al menos uno de estos sistemas debió haberse construido hace unos 20 años, lamentó Ochoa.Además, para la ejecución de los cuatro embalses se requiere de aproximadamente 21 millones de lempiras (un millón de dólares), estimó el funcionario del SANAA. Cabe destacar que, a raíz del inicio del proceso de municipalización, todo indica que las responsabilidades quedarán en manos de la Alcaldía Municipal.“Con o sin traspaso, el problema sigue siendo el mismo, se necesitan nuevas fuentes de agua. Todo dependerá de la preparación y la preocupación del alcalde”, advirtió Ochoa. Además, la comuna deberá recordar que el crecimiento demográfico abre más la brecha de déficit, por lo que también necesita identificar otras fuentes de agua sobre la marcha. Y es que el informe proyecta que para el 2040 habrá una demanda un poco mayor a los 600 mil metros cúbicos de agua por día (el doble de pilas por día de nuestro ejemplo). La indiferencia o incapacidad para atender esta problemática no necesariamente afectará el nivel de consumo del recurso, pese a que pueden haber racionamientos de cuatro a cinco días.“El nivel de consumo se mantendrá, el problema es que las personas almacenarán más y más agua, y eso deriva en problemas sanitarios”, puntualizó Ochoa. EL HERALDO. HONDURAS

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ