ANDREAS LUBITZ ES EL COPILOTO QUE ESTRELLO AVION DE GERMANWINGS EN ALPES FRANCESES

La espantosa revelación vino de boca del fiscal francés encargado de la investigación sobre la colisión del vuelo de Germanwings que dejó 150 muertos en los Alpes.

"La interpretación más plausible es que el copiloto, mediante un acto intencional, se rehusó a abrir la puerta de la cabina para dejar entrar al capitán", explicó Brice Robin. "Luego apretó el botón para hacer perder altitud al avión. No sabemos por qué, pero parece que la razón era destruir al avión", dijo. Y ahora todos se preguntan qué puede haber motivado a Andreas Lubitz, un joven piloto alemás de 28 años, a actuar de esa manera.   Por lo pronto, lo que se sabe de Lubitz no ofrece mayores pistas. "Era un ciudadano alemán. No conozco su origen étnico", precisó Robin durante la conferencia en la que dio la noticia. "No estaba en la lista de posibles terroristas, si eso es lo que están insinuando", agregó.
El avión se destruyó al impactar con los Alpes. Las autoridades creen que de forma premeditada.
Se sabe, además, que tenía más de dos años trabajando para Germanwings y era originario de Montabaur, un pueblo de menos de 13.000 habitantes de la región del Renania-Palatinado, en el centro-oeste de Alemania. Según la alcaldesa de la localidad vivía ahí con sus padres, aunque también tenía una casa en Düsseldorf, donde debía aterrizar el avión siniestrado. Y el club de aviación donde empezó su carrera, el LSC Westerweld de Montabaur, afirmó en un comunicado que volar había sido su sueño desde adolescente. "Empezó estudiando como volar un planeador y logró convertirse en piloto de unAirbus A320", contó la asociación en una nota publicada al conocerse de la colisión del vuelo de Lubitz en los Alpes, cuando todavía se creía que todo había sido un accidente. Piloto de Germanwings desde septiembre de 2013, Lubitz había estado antes en la escuela de aviación de Lufthansa, la compañía madre. Y según la aerolínea ya había completado 630 horas de vuelo, hasta el fatídico 4U9525 de este martes. "El copiloto empezó su entrenamiento en 2008. Después de su entrenamiento hay un período de espera de 11 meses, que no es inusual en nuestro caso, y desde 2013 estaba trabajando como copiloto del Airbus A320", dijo el director ejecutivo de Lufthansa, Casrten Spohr en una conferencia de prensa. Spohr destacó que hace seis años hubo una interrupción de seis meses en el entrenamiento de Lubitz. "Pero después de que su idoneidad fue nuevamente evaluada retomó su entrenamiento. Y después pasó todos los exámenes médicos así como su entrenamiento de aviación. Estaba 100% apto para volar sin ningún tipo de restricciones o condiciones", aseguró el ejecutivo de Lufthansa. Y de hecho, cuando empezó a volar con Germanwings, el joven alemán también fue incluido en la prestigiosa base de datos de pilotos certificados por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA).
Se cree que e capitán intentó regresar a la cabina, pero Lubitz se lo impidió.
Según la fiscalía francesa, Lubitz se mantuvo consciente hasta el impacto final. Su respiración se escuchaba "normal". Pero no pronunció una sola palabra durante los 10 minutos que precedieron al impacto.   BBC MUNDO