MILES DE DAMNIFICADOS POR TORRENCIAL AGUACERO EN CHILE

En una zona tradicionalmente desértica, las inusuales lluvias provocaron las peores inundaciones en 80 años en el norte de Chile.

El ministro chileno de Interior, Rodrigo Peñailillo, describió la situación que vive la región de Atacama -famosa por el rescate de los 33 mineros- que tras una intensa sequía ha sido azotada por un fuerte temporal. Hasta ahora hay cuatro personas muertas, 22 desaparecidas y casi 2.000 damnificadas. Tal es la preocupación, que en toda la región de Atacama y la ciudad de Antofagasta se decretó estado constitucional de excepción por catástrofe, y el orden quedó a cargo de las Fuerzas Militares. La Presidenta Michelle Bachelet se trasladó personalmente a la zona. Con el agua hasta más arriba de los tobillos la mandataria logró llegar hasta el edificio de la Intendencia de Atacama para encabezar una primera reunión de emergencia en la zona, según relata la periodista Paula Molina, colaboradora de BBC Mundo.
El río Copiapó se desbordó en el norte de Chile.
"Sólo falta un meteorito" comentó de forma informal y apesadumbrado el Subsecretario del Interior chileno Mahmud Aleuy la noche del miércoles, mientras entregaba antecedentes de las emergencias en curso. Y es que al mismo tiempo que enfrenta esta emergencia, Chile vigila un nuevo aumento en la actividad del volcán Villarrica y un incendio no controlado en el bosque nativo al norte de la Patagonia.

Lluvia torrencial

Las lluvias, que no se registraban con esta intensidad desde 1997, devolvieron sus cauces perdidos a los tres principales ríos de la región nortina: Salado, Copiapó y Huasco.
Residentes observan el río Copiapó, desbordado por las fuertes lluvias.
La alegría inicial de la comunidad ante el regreso de la lluvia y los ríos se tornó preocupación y alarma cuando los torrentes empezaron a inundar calles, casas y edificios. Desde la pre cordillera, la precipitaciones bajaron por las quebradas cargadas de piedras y basura inundando parte de las localidades ubicadas al borde de los cauces. Puentes y caminos colapsaron y una serie de ciudades hacia la cordillera quedó incomunicada por vía terrestre. El gobierno chileno no ha ocultado su preocupación porque se esperan hasta 30 milímetros de lluvia para el jueves, lo que podría provocar nuevos deslizamientos de tierra. "La situación es extremadamente compleja, está golpeando muy fuerte a la Región de Atacama. El informe que tenemos es que para las próximas ocho horas continuarán las precipitaciones en la zona de forma muy intensa", le dijo a periodistas Peñailillo.
En Copiapó, unas 400 personas fueron evacuadas y al menos 14.000 están sin electricidad.
El ministro además solicitó a la población que evacúe las zonas altas, especialmente quebradas y valles. Este jueves comenzaron a trabajar 16 helicópteros en la evacuación de la población que vive en los puntos más inaccesibles.

Frente frío

En los últimos días ha caído el equivalente a la lluvia normal para cinco años en una zona conocida por las escasas precipitaciones. La situación se produjo porque un frente frío alcanzó la cordillera andina y en lugar de dejar una nevada comenzó a llover a gran altura. Las principales minas de cobre de la zona también se vieron afectadas. El trabajo fue suspendido en la estatal Codelco y ciertos yacimientos de Antofagasta Minerals y Anglo American. Además, las autoridades cerraron los pasos fronterizos San Francisco y Pircas Negras, ambos de conexión con Argentina, y cancelaron todos los vuelos a Copiapó. "Estamos viviendo una situación de emergencia", dijo al medio local radio Cooperativa el alcalde de Copiapó, Maglio Cicardini. Seis albergues han sido habilitados para alojar a los afectados por el temporal. La tormenta también ha afectado a países vecinos, como Perú donde las intensas lluvias causaron un desprendimiento de tierras en Chosica que dejó 8 heridos.   BBC MUNDO