CORTE SUPREMA DE BRASIL POSTERGÓ LA DECISIÓN SOBRE LA ASUNCIÓN DE LULA COMO MINISTRO

None
Teori Zavascki, uno de los once magistrados del tribunal, propuso dejar la discusión para otra fecha, debido a que tiene en sus manos denuncias contra Lula sobre las que la corte aún no se ha pronunciado, lo que fue respaldado por los otros jueces.
 
De ese modo, Lula continuará sin saber si podrá asumir como ministro de la Presidencia en el Gobierno de Rousseff, quien está bajo una serie amenaza de ser sometida a un juicio con miras a su destitución.
 
Los magistrados deben pronunciarse sobre la legalidad de la nominación de Lula como jefe de Gabinete (casi un primer ministro) de Rousseff el pasado 16 de marzo, cuando se encontraba bajo la amenaza de ser detenido por el juez Sergio Moro, que investiga si se benefició de la trama de corrupción de Petrobras.
 
El ex presidente (2003-2010) debía incorporarse al gobierno de Rousseff armado de su carisma y su talento negociador para evitar que la Cámara de Diputados aprobara la destitución de su heredera política, ganando al mismo tiempo protección ante la Justicia ordinaria.
 
Su nominación fue paralizada por decisión de un juez del STF, que vio un posible subterfugio para entorpecer la investigación. Pero la decisión del STF, muchas veces postergada sin razón, llegará aparentemente muy tarde para el gobierno de Dilma Rousseff que pende de un hilo ante el Senado.
 
De aquí a mediados de mayo, el Senado debe votar por mayoría simple si acoge la acusación contra Rousseff por maquillaje de las cuentas públicas y apartarla del poder por un máximo de seis meses antes de su decisión final. Una fecha probable es que esa decisión ocurra el 11 de mayo.
 
INFOBAE