DESLAVES REDUCEN POSIBILIDAD DE ENCONTRAR CON VIDA A MINEROS SOTERRADOS EN HONDURAS

None
El uso de una retroexcavadora fue necesaria para avanzar en los trabajos de rescate de los tres mineros que quedaron soterrados, el pasado martes en la mina Cuculmeca, con la esperanza de encontrarlos con vida. La determinacion de usar maquinaria pesada en la zona , fue en una reunión que sostuvieron autoridades de Copeco, Ingehomin, alcaldía de El Corpus, Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) y familiares de los mineros soterrados. Las autoridades expusieron a los familiares de los mineros las ventajas de usar la maquinaria pesada y así remover las rocas y tierra que imposibilitan llegar a la bocamina y así poder rescatar a las tres personas, pero al tiempo les indicaron que todo tiene su riesgo. La retroexcavadora inició su trabajo a las 3:00 de la tarde, pero para avanzar unos 100 metros para llegar al lugar donde sucedió el incidente llevó mucho tiempo, porque tuvo que estabilizar el terreno para poder trabajar sin peligro, aunque al llegar a unos 20 metros de la bocamina el deslave de roca fue inminente. Con el deslave, el trabajo se atrasó más, sin embargo el maquinista por seguridad dejó de remover el terreno a las 6:00 de la tarde de ayer miércoles y reiniciar las labores hoy a las 5:00 de la mañana. El subcomisionado de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Carlos Cordero, dijo que “los familiares de los mineros autorizaron el uso de la maquinaria pesada para agilizar la búsqueda. Manualmente se comenzó labores de rescate desde el momento de la tragedia y ayer en la tarde se constató que el área de derrumbe está soterrada por dentro”. Con lo anterior, dijo, hubo un colapso dentro del túnel ya que hubo “vaciadas”, que es desprendimiento de rocas y tierra del interior del túnel, por lo que “reduce al máximo toda posibilidad de vida de los mineros que están dentro”. El equipo digital de ayuda audiovisual y auditiva que usó personal de Copeco en la zona del túnel colapsado, dio señales que había actividad adentro, pero al final se verificó que esos ruidos eran de personas que estaban trabajando en otros túneles, pero no para rescatar a sus compañeros mineros. Mientras tanto Cindy Marilin Maradiaga, esposa de Ever Onán Rodríguez, que está soterrado en la mina Cuculmeca, entre sollozos, dijo que aceptó el uso de la maquinaria pesada, esperando que su esposo esté con vida, pero si no fuera así, no permitirá que su cuerpo sea llevado a la morgue de Tegucigalpa. La joven madre quien cargaba en brazo a su hijo que lleva el mismo nombre de su compañero de hogar, no se alejó del lugar de la tragedia esperando buenas noticias para ella y el resto de su familia. Fuente: LaTribuna

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ