El ex presidente Rafael Correa pide adelantar las elecciones en Ecuador ante la "grave conmoción social"

El ex presidente Rafael Correa pidió este martes el adelanto de elecciones en Ecuador, sumido en graves protestas que encabezan los indígenas tras el alza del precio de los combustibles, y negó las acusaciones del Gobierno que lo involucran en un intento golpista.

En un vídeo publicado en redes sociales, el ex mandatario (2007-2017) respondió a los señalamientos en el marco de la mayor agitación social que vive el país en más de una década y que tiene en jaque al gobierno de su ex aliado Lenín Moreno.

"Aquí no hay golpismo. Los conflictos en democracia se resuelven en las urnas y es precisamente lo que pedimos: (...) adelantar elecciones en caso de grave conmoción social, como la que estamos viviendo", dijo. Correa vive en Bélgica y enfrenta una orden de captura en Ecuador por un presunto delito que le endilga la fiscalía desde antes de que estallaran las protestas la semana pasada por el fin de los subsidios y el consecuente aumento de las tarifas de combustible hasta en un 123%.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acusó el lunes a su antecesor y exaliado Rafael Correa y al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, de querer desestabilizar su gobierno, que enfrenta duras protestas sociales por el alza de combustibles.

«El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización», dijo Moreno por radio y televisión desde el puerto de Guayaquil (suroeste), donde trasladó la sede del Ejecutivo en el marco del estado de excepción que decretará para restablecer el orden.

Diversos sectores sociales rechazan en las calles y carreteras desde el pasado jueves el desmonte de subsidios dispuesto por Moreno, en el marco de un acuerdo firmado con el FMI para acceder a préstamos por 4.209 millones de dólares.