Migrante nicaragüense escapó de la muerte en México, porta grillete electrónico en EEUU

Hace un mes Moisés Ariel Dávila Flores pensó que moriría frente a sus hijos. Estaba a punto de cruzar el río Bravo para tocar suelo estadounidense cuando fue interceptado por un grupo de armados tras confundirlo con un traficante de personas o coyote en Nicaragua y pollero en México.

“Me apuntaron en la cabeza y antes de ponerme una capucha negra me dijeron: ‘ahora si te cargó la fregada’. Un compañero se le acercó a quien me apuntaba de frente y le dijo: este vato no es, anda con su familia”. Dávila, narra a 100%Noticias que vivió momentos de terror.

Aunque el agua estaba helada poco le importó, su angustia mayor era quedar desangrado en medio del río, frente a sus tres hijos, todos ellos menores de edad.

Recuerda que, en su intento de vencer el nerviosismo, a como pudo logró aclarar que su intención era cruzar el río Bravo para entregarse a la patrulla fronteriza.

“Me dijeron ándale y lánzate antes de que me arrepienta”.

Así fue liberado y mientras nadaba los hombres dispararon al agua, pero ninguna bala impactó su cuerpo, milagrosamente.

Fue el pasado 21 de diciembre cuando este hombre de 27 años volvió a vivir. Siente que solo un milagro pudo salvarlo de morir desangrando frente a sus hijos: Zadiel, Edith y Ariel de 9, 7 y 4 años de edad, respectivamente. 

“Mi viaje a Estados Unidos tardó tres meses, pero me siento agradecido con Dios por haber cuidado a mi familia y a mí de tanto peligro en el camino”. 

Cruzar México se volvió una odisea para Moisés Dávila

No solo estuvo sometido a fuertes temperaturas, también durmió en las calles de México y pidió para alimentar a su familia tras quedarse sin presupuesto en Guatemala.

“Me tocó pedir hasta llegar a Palenque, Chiapas”.

Este nicaragüense narra que al llegar a México se organizó con otros inmigrantes centroamericanos y Haití para realizar la marcha “SOS Derechos Humanos” en Chiapas, los mismos manifestantes lo delegaron como líder de la actividad.

“Éramos 86 indocumentados en la caravana y a todos nos dieron visa humanitaria para poder avanzar sin problemas hasta llegar a la frontera con Estados Unidos”.

Huye de Nicaragua 

En los últimos 4 años su vida se ha limitado a escapar de las amenazas de muerte que recibió en Nicaragua tras participar en las protestas antigubernamentales del 2018.

“Huir ha sido muy duro. Yo prefiero estar en mi país comiendo frijolitos que andar huyendo. Yo prefiero vivir en libertad”.

Moisés se exilió en Costa Rica, sin embargo, continuó recibiendo amenazas y las tomó en serio cuando su amigo Joao Maldonado fue acribillado en San José.

El 11 de septiembre de 2021, medios locales informaron que el activista nicaragüense Joao Maldonado recibió tres impactos de bala en el brazo y el abdomen por motorizados desconocidos. Hecho que se registró en Escazú al oeste de la capital costarricense. 

De acuerdo con testimonios de familiares, Maldonado de 32 requirió de una intervención quirúrgica para su recuperación. Al momento del ataque este joven nicaragüense era solicitante de asilo en Costa Rica tras escapar de la Operación Limpieza en 2018.

Maldonado fue acusado por el régimen Ortega Murillo de liderar los “tranques de la muerte en Carazo”, por ello decidió exiliarse ese mismo año.

Recibe amenazas tras su exilio 

Fue el pasado 27 de septiembre que la inseguridad embargó a Moisés Dávila y decidió abandonar Costa Rica para enrumbarse hacia Estados Unidos junto a su familia con $400 en su bolsillo. 

Había recibido mensajes de amenazas a través de sus redes sociales, amenazas que incluían la vigilancia a su familia.

“Idiota. Ahora sos predicador. Te monitoreamos de varios Facebooks. Te fuimos a visitar al Invu muy bonito por cierto”, escribió el usuario Esmeralda.

En su teléfono guarda las imágenes de amenaza.

“Yo sí, matagalpino te voy a quemar vivo. Porque soy tu peor pesadilla y te voy a partir 100%FSLN. Por ahí te miro”, le sentenció Panda.

Todas arremeten en su contra por ser opositor al régimen Ortega Murillo.

“Imbécil. Nosotros te sacamos corriendo de las 3M y no meta a don Omar cabroncito de mierda, tranquista, golpista, asesino, ladrón. El día que te agarremos sabrás que con el FSLN no se juega”, escribió Olga Dávila en mensaje privado.

Cansado de amenazas hacia él y su familia, Dávila abandonó Costa Rica En ese año. Renunció a su empleo de Frutos del Trópico. 

En concepto de liquidación recibió $400 y los usó para el viaje hacia Estados Unidos. Sus antiguos patrones le apoyaron durante la travesía que tardo casi 90 días.

“No tenía opciones ni podía dar marcha atrás. Era vivir o morir y yo preferí velar por el bienestar de mi familia”.

Del cielo al infierno

Moisés Dávila sabe que se siente ser alabado por los adeptos al régimen de Daniel Ortega y también ser odiado.

En marzo del 2018, sus compañeros de trabajo lo filmaron y subieron a las redes un video en el cual Moisés Dávila vestido con el uniforme de Cubas eléctricas narraba un supuesto juego de beisbol, la crónica incluía anunciantes comerciales.

El video del norteño se viralizó en poco tiempo y algunos de los medios de comunicación oficialistas lo titularon: “Talento matagalpino”. 

Con su picardía, este joven oriundo del municipio de San Isidro en Matagalpa había despertado gran interés social. 

Recuerda que le ofrecieron empleo en radios y televisoras a fines al gobierno, pero un mes más tarde, explotaron las protestas en Nicaragua y Dávila rechazó todas las propuestas y prefirió continuar trabajando como cobrador de buses.

Para abril de ese año, se sumó a las manifestaciones y participó en los tranques de Matagalpa, exactamente en la salida a Managua. 

Asegura que tiene orden de captura en el país por haber participado de estas barricadas.

Aunque Dávila se exilió dos veces en Costa Rica, señala que intentó volver a Nicaragua y retomar su vida normal, pero le fue imposible por la persecución constante de los paramilitares en Matagalpa.

Proceso migratorio

Actualmente, este nicaragüense vive en Dallas, Texas con su familia. Desde el 22 de diciembre que llegó a Estados Unidos porta un grillete en su pie izquierdo y será hasta el mes de mayo que posiblemente le sea retirado. Moisés Dávila está a la espera de un proceso migratorio en el cual desea le sea otorgado el asilo. 

“Mí único propósito es sacar adelante a mis niños y seguir en la lucha democrática a través de las redes sociales”.

Como para la denuncia ciudadana, no es necesario ser estudiar la profesión, Moisés fundó la página Periodismo sin barrera en Facebook, donde crea contenido informativo. 

Añade que siente tranquilada al trabajar para su familia y poder darles una nueva oportunidad a sus hijos.

Aunque por ahora, cargue un GPS en su tobillo que indica su ubicación en tiempo real se siente libre y por fin empieza a sentir que dejó de huir. 

Aquí (EEUU) la vida no es igual, pero se siente la libertad y sé que no tengo que andar huyendo”, concluyó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ