La Lupa: Nicaragua, la extraña excepción a la pandemia de covid-19 que avanza en Centroamérica

Este Jueves Santo se cumplieron 23 días desde que el régimen Orteguista confirmó el primer caso de Covid-19. Desde antes, Costa Rica y Panamá ya había notificado que el virus había llegado a sus tierras. Una vez que el coronavirus apareció en Centroamérica los casos no han dejado de multiplicarse en cinco países, excepto Nicaragua, con siete casos.

El Salvador y Nicaragua con medidas antagónicas, el primero cerrando las fronteras de su país, prohibiendo el ingreso de extranjeros desde antes que apareciera el primer caso e imponiendo cuarentenas que han castigado a los más vulnerables; y el segundo, celebrando con marchas, fiestas, y maratones, anunciaron el mismo día que tenían un caso importado. El día cero les llegó en la misma fecha: el 18 de marzo.  

También puedes leer: Por inacción de Nicaragua ante COVID-19, se teme propagación

El país más pequeño del Istmo ya pasó la centena de casos, con 103 personas infectadas, y contabiliza cinco fallecidos. En Nicaragua, como desde el inicio todo funciona al revés, los casos sospechosos o contactos de los confirmados han disminuido. El 31 de marzo tenían doce personas en “seguimiento”, y este jueves apenas hay tres, justo cuando el Ministerio de Salud (Minsa) anunció su séptimo caso sin ofrecer mayores datos. Este y el sexto caso aseguran que son importados, pero no mencionan de dónde provienen, como si lo explicaron en los anteriores.

El comportamiento de los casos de Covid-19 en el país se explican, según el médico neumólogo Jorge Iván Miranda, porque no se hacen las suficientes pruebas, por ende, no se detectan los casos. Hasta ahora no se sabe cuántos test hace el Minsa al día. 
“El Minsa entre líneas ha sugerido que hacía entre 100-200 pruebas diarias al inicio del brote en el país”, sostuvo el médico, pero no hay una certeza o un informe preciso al respecto. La discrecionalidad ha permeado el manejo de la pandemia desde sus inicios. 

Te puede interesar: Ministerio de Salud Sandinista reporta un nuevo caso de Covid-19 en Nicaragua

Capacidad de diagnóstico

El neumólogo explica que dos son los factores principales que influyen en la diseminación de una pandemia, las condiciones climáticas (muy similares entre los países de la región) y el comportamiento humano en referencia al Covid-19, como la movilidad de las personas, en ese sentido las medidas de distanciamiento social han sido más intensas en los otros países centroamericanos, por lo tanto no habría explicación lógica, más que la pobre capacidad diagnóstica de nuestro sistema para explicar el mejor número de casos detectados, expresó el especialista.

Puede leer también: ANPDH llama a conformar gobierno de transición ante "abandono" del poder de Daniel Ortega

De acuerdo con la estimación del mismo Minsa, a través de su protocolo de respuesta ante la pandemia, unas 32,500 personas podrían verse afectadas y estiman que 813 morirían en seis meses, a partir de la aparición del primer caso. Sin embargo, el infectólogo Carlos Quant, ha indicado que con base al desarrollo del virus en China o Estados Unidos, si se estima una tasa de infección de un 30 por ciento, y con más de seis millones de habitantes en el país, los afectados serían 1.9 millones, de estos, el 80 por ciento tendrían un cuadro “catarral”. Pero si se toma en cuenta solo el espejo de China, un 15 por ciento tendrá una infección grave y un 5 por ciento deberá estar en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El discurso de la dictadura ha sido que la fase de la pandemia en el país es de “casos importados”, pero esta teoría la botan los tres casos importados que ha reportado Cuba, el último fue este miércoles. Epidemiólogos han cuestionado estos casos, puesto que si no hay nexo epidemiológico entre los casos Covid-19 que informa el Minsa y estos, se estaría en la fase de transmisión comunitaria, que es lo que se sospecha.

Por otra parte, este lunes de esta semana el régimen orteguista recibió 26 mil test rápidos, donadas por el Banco Centroamericano de Integración Económica ( BCIE) con las que se podría ampliar el número de pruebas para saber en concreto cuál es el fase del virus en el país, pero no se sabe cómo las van a distribuir. Mientras, la advertencia de los médicos es resguardarse porque aseguran que los números de casos aumentarán en las siguientes semanas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ