Censura, amenaza y represión: ¿Cómo sobrevive la prensa en Nicaragua?

A raíz de la crisis social surgida en Nicaragua desde abril de 2018, las violaciones a las libertades ciudadanas y de prensa aumentaron de forma exponencial.

La fachada de un edificio en Managua podría explicar por sí misma el drama que encara la prensa libre en Nicaragua: es la sede del canal 100 % Noticias.

Una improvisada lámina de zinc sobre madera no deja ver lo que fue la puerta de acceso a periodistas, fotógrafos y camarógrafos. La escena se completa con una patrulla de policías que custodia las 24 horas del día la edificación situada en una céntrica avenida de la ciudad.

"Han declarado muerte civil a 100% Noticias. Es una muestra clara de que en Nicaragua no hay libertad de prensa y expresión, y la dictadura tiene miedo a la verdad”, dijo el director del medio, Miguel Mora, en entrevista con la Voz de América.

Este testimonio no es el único.

"La libertad de expresión en Nicaragua ha sido una batalla que se está librando en nuestro país, porque sabemos de que las amenazas, el asedio, la persecución e intimidación continúan contra los periodistas, contra los medios de comunicación", dijo a la VOA el periodista Gerall Chávez, exiliado en Costa Rica desde diciembre de 2019.

Chávez recordó que con frecuencia el gobierno de Daniel Ortega acusa a los periodistas de estar "financiados por la CIA, por Estados Unidos".

"Consideramos que en el país todavía hay una violación a los derechos humanos, se mantiene el estado policial, no se han desarmado los paramilitares y como periodistas lo vemos, y como periodistas lo estamos denunciando", afirmó el fundador del medio digital Nicaragua Actual.

Lea Más: La libertad de prensa en Latinoamérica: ¿Cuáles son los desafíos?

Un informe de la fundación Violeta Chamorro, -organización independiente que defiende la libertad de expresión y el libre acceso a la información pública-, indicó que Nicaragua es un país donde los periodistas ya no pueden vivir.

El texto estima que a raíz de las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega en abril de 2018, al menos 60 miembros del gremio periodístico huyeron del país debido a la represión estatal.

Los periodistas han sufrido cárcel, persecución, aislamiento, exilio y hasta muerte, señala un informe de 2019 de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH alude en sus informes a que las violaciones a las libertades ciudadanas y de prensa aumentaron de forma exponencial desde el 2018. Las acciones contra la prensa van desde la injerencia indebida sobre los medios de comunicación críticos al gobierno de Ortega, hasta la violencia y ataques contra periodistas y medios de comunicación.

Polarización

Como en otros temas de la realidad nacional, la situación de la prensa en Nicaragua genera posiciones encontradas entre miembros del gremio en todo el país.

Mientras unos denuncian que el país está en uno de sus peores tiempos para ejercer la profesión, otros se alinean con el discurso oficial señalando que el gobierno que lidera Daniel Ortega respeta la libertad de prensa.

“Depende del cristal con que se vea, pero existe un deterioro de lo que debe ser el aporte por parte de un sector de los medios de comunicación a la construcción de la paz sostenible en el país, con medios polarizados, inclinados a un sector político", dijo a la VOA el periodista Adolfo Pastrán, empleado del estatal Canal 6 Nicaragua.

Lea También: Chamorro: "Centralizar la información afecta a la libertad de prensa"

Consultado acerca de la situación de la prensa y la libertad de expresión en el país, Pastrán, un simpatizante de Ortega, dijo que en Nicaragua todos los sectores pueden expresarse.

"En 2018 tuve la oportunidad de hablar con ellos (CIDH), exponerles muchas situaciones, incluso la mía, víctima de la represalia y ahogo publicitario de anunciantes privados, presiones y chantajes de anunciantes (…) y solo escucharon y no dijeron nada. Aquí hubo daños contra otros medios de comunicación que fueron incendiados y la CIDH lo vio como una reacción”, dijo Pastrán a la VOA, desestimando los informes de la comisión.

Pero todo lo contrario opina Mora, quien estuvo encarcelado durante casi seis meses, y fue acusado por supuestamente fomentar el odio contra el gobierno de Ortega por su trabajo como director de 100 % Noticias.

Tras haber sido liberado en virtud de una ley de amnistía y basado en su propia experiencia, Mora sostiene que el panorama para los reporteros en Nicaragua "es grave".

Otros medios independientes, como el semanario Confidencial, propiedad del reconocido periodista Carlos Fernando Chamorro, han corrido con la misma suerte de 100 % Noticias.

Restricción a ruedas de prensa

Otra de las dificultades que denuncian los reporteros nicaragüenses es el acceso a las conferencias de prensa.

Las restricciones, narran los reporteros, incluyen un momento clave como la crisis por la pandemia del coronavirus. Muchos se quejan de que no tienen acceso a los informes esporádicos que brinda el Ministerio de Salud sobre el impacto de la COVID-19 en el país. Solo la prensa oficial es invitada a estas conferencias de prensa.

Recuerde Leer: Pobladores impiden despale en comunidad Mesas de Alcayán, Nueva Segovia

"Quienes tienen acceso a conferencias, lo tienen limitado. Estos son los periodistas oficialistas, aunque ellos no preguntan, no tienen derecho a preguntar”, dijo a la VOA Lucía Pineda Ubau, periodista exiliada en Costa Rica y jefa de prensa de 100% Noticias.

Tirsa Sáenz, periodista y miembro del gobernante partido del Frente Sandinista, no aprueba este tipo de censura, aunque asegura que en Nicaragua "todo el mundo dice lo que quiere".

“Yo a título personal pienso que no es correcto. Todos tienen derecho a preguntar, pero es difícil. Este país está muy polarizado”, admite Sáenz.

En conversación con la VOA, se quejó, por ejemplo, de que en el caso de los periodistas oficialistas también hay ciertas restricciones en conferencias de la oposición y de conferencias empresariales.

“Nosotros tenemos cerradas las puertas en algunas empresas privadas; no podemos preguntar, no estamos en listas, esto se ha vuelto difícil para todos”, comenta Sáenz, para quien los informes de la CIDH son "sesgados".

Surgen medios alternativos en redes sociales

En un intento por burlar la censura que denuncian organismos internacionales, algunos medios se han visto obligados a reforzar su área digital para continuar informando sobre la crisis en Nicaragua. Facebook, Twitter y Youtube son las plataformas más comunes.

"Aunque no hay libertad de prensa seguimos informando con herramientas digitales. En 100% Noticias hemos tenido éxito, nuestra audiencia sobrepasa las 100.000 visitas en nuestro sitio web. La gente busca medios creíbles", dijo Pineda, quien también fue encarcelada durante varios meses por el gobierno.

Después de la crisis política de 2018, al menos 20 medios digitales han surgido, aunque con muchas limitaciones, sobre todo económicas. A diario estos medios luchan por ser autosostenibles.

Un ejemplo de estos medios es Nicaragua Investiga, fundado en Costa Rica por la periodista Jennifer Ortiz y su esposo, el editor Erick Múñoz.

Apenas en año y medio desde su fundación alcanzó los 100.000 suscriptores en la plataforma de YouTube, que es a su vez la principal fuente de ingresos para este proyecto periodístico.

Pero el panorama no es tan favorable siempre. El periodista Gerall Chávez, uno de los reporteros nicaragüenses exiliado en Costa Rica, explicó que decidió irse dejando atrás su empleo formal en el país y se exilió por las amenazas.

El reportero manifiesta a la VOA que irse del país no fue tan fácil. Tras su llegada en muchas ocasiones tuvo que hacer fila para que le dieran comida porque llegó sin dinero al país vecino.

Sin embargo, contra toda adversidad, logró fundar el medio Nicaragua Actual, una plataforma totalmente digital que produce una revista y un noticiero que se transmite en Facebook, Twitter y recientemente en Youtube, con la esperanza de monetizar el contenido y hacer rentable el medio, con el paso del tiempo.

“Realmente lo que hago, lo hago con pasión porque me apasiona el oficio, pese a las adversidades estamos haciendo periodismo”, comenta Chávez.

El impacto de estos medios ha sido reconocido en informes de la CIDH: "Particularmente en el contexto que atraviesa Nicaragua eso tiene vital importancia, teniendo en cuenta que varios periodistas nicaragüenses se encuentran en el exilio y utilizan estas iniciativas digitales para seguir informando".

Amenazas Vs. Resistencia

Regresar al país no es todavía una opción, dicen algunos.

Yelsin Espinoza Reyes, de la plataforma Nicaragua Actual, regresó a Nicaragua recientemente con el objetivo de poder dar una mayor cobertura a la crisis política, pero durante una protesta antigubernamental, un agente policial lo siguió, abrió la puerta del vehículo donde se montó y lo amenazó de muerte.

"Acordate que sos de la Calle Real y te voy a palmar (matar) a tu familia”, le dijo un oficial a Espinoza Reyes. La amenaza directa fue grabada por otros reporteros el pasado 25 de febrero.

Otros periodistas que como Carlos Fernando Chamorro han regresado al país, advierten que cada quien lo hace bajo su responsabilidad: "La libertad de prensa está restringida porque hay censura (...) hay medios ocupados por la policía".

Aun así, dice Chamorro, continúan informando porque existe un compromiso.

"Cuando veo esas láminas de zinc sobre 100% Noticias digo: 'esta dictadura, ¡cómo se expuso ante el mundo!. ¡No toleran la libertad de prensa!", concluye Pineda.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ