Confidencial: Fallece Armando Navarrete, director por Nicaragua en el BCIE

También falleció Francisco Abea, el principal experto tributario del Ministerio de Hacienda

Autoridades del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), con sede en Tegucigalpa (Honduras), confirmaron el fallecimiento del economista Armando Navarrete, quien se desempeñaba como director por Nicaragua en ese banco regional. Navarrete murió este sábado en la noche en el Hospital Militar de Managua, donde había sido ingresado esta semana por problemas respiratorios.

El alto funcionario del Gobierno del presidente Ortega ocupaba el cargo de representante de Nicaragua en el BCIE desde mediados de 2018, cuando fue nombrado en sustitución del fallecido Silvio Conrado.

Armando Navarrete no es el primer funcionario del BCIE en Managua que se reportó enfermo, al nivel de tener que hospitalizarlo. Una fuente ligada a ese banco regional, dijo a CONFIDENCIAL que “un empleado del BCIE en Nicaragua estuvo hospitalizado en el (Hospital) Metropolitano y los hacían seguir trabajando, mientras la sede en Honduras mandó a todos a su casa”.

Lea Además: Fallece Ermis Morales conocido como el panadero encadenado

Si bien ese primer empleado recuperó su salud, no fue sino hasta el lunes pasado que el personal de la sede en Managua recibió instrucciones para trabajar desde casa, “pero hasta después que Navarrete enfermó”, lamentó la fuente.

Armando Navarrete, veterano economista del BCN

“Fue un buen estudiante, brillante, disciplinado en su vida personal. Un buen profesional”, dijo el economista Róger Arteaga, que en 1971 se graduó de Economía con el ahora occiso. Por su parte, Néstor Avendaño, presidente de Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copades), lo reconoció como “uno de los pocos expertos en macroeconomía que había en Nicaragua”.

Al momento de graduarse de la Facultad de Economía de la UNAN, junto con otros destacados economistas como Francisco Mayorga y José Luis Medal, Armando Navarrete ya era un empleado del Banco Central de Nicaragua, solo que todavía no iniciaba carrera como economista.

Unos años después, a mediados de la década de los años 70, obtuvo una maestría en Economía, en una universidad estadounidense, lo que impulsó su carrera dentro del Banco Central, donde alcanzó a ser jefe de Departamento, en una época donde el mérito era la principal razón para escalar dentro de esa institución.

Néstor Avendaño recuerda que “conocí a Armando cuando él fungía como responsable de elaborar las cuentas nacionales de Nicaragua, en el Departamento de Estudios Económicos del BCN. El jefe de esa sección era Leonel Fletes, primer master en cuentas nacionales que había en el país, y Navarrete tenía a cargo la construcción del balance del sector real de la economía”.

A raíz de la llegada al poder de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional en 1979, Armando Navarrete fue enviado al Ministerio de Industrias, mientras que el Departamento de Estudios Económicos pasó al Ministerio de Planificación, por lo que Avendaño dejó de verse con Navarrete, “pero siempre tuvimos una relación estrecha”, aseguró.

“En los 90, yo era delegado del ministro de Cooperación Externa, Erwin Krüger, y Armando -para entonces director de Estudios Económicos del BCN- era el director técnico de Nicaragua en la discusión con el Fondo Monetario Internacional. Ahí discutió tres programas ESAF con el FMI, a lo largo de nueve o diez años, tanto en la formulación como en la administración de esos programas”, detalla.

Lea Además: La sanción al jefe del Ejército y el mensaje de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Después de una larga carrera en el BCN, Navarrete pidió y obtuvo su jubilación, pero unos años después, su colega, el también economista Silvio Conrado, director por Nicaragua en el BCIE, lo llevó a trabajar con él en la sede de esa institución regional en Managua.

“Él pasó al BCIE, donde era el principal economista. Desde ahí apoyó la elaboración de solicitudes de préstamos internacionales para Nicaragua”, reseñó Avendaño.

Su vida daría un vuelco al morir Silvio Conrado la mañana del 17 de febrero de 2018, por lo que, poco después, Armando Navarrete sería nombrado director de Nicaragua en el BCIE, donde llegó a desempeñar una actividad a nivel regional.

“Armando fue uno de los pocos macroeconomistas en Nicaragua. De los cinco que he podido identificar en nuestro país, Armando tuvo un lugar especial. Se distinguió por buscar la mejoría económica y el ordenamiento de las políticas macroeconómicas del país, lo que se refleja en la estabilidad macro, a pesar de las restricciones financieras, y de las grandes crisis que estamos viviendo”, aseguró Avendaño. “Que descanse en paz el amigo”, rogó.

Al occiso le sobreviven, entre otros, su hija Lisette, que lo cuidaba, y un hijo, llamado también Armando Navarrete, que trabaja en una oficina del BCIE en Honduras.

Fallece Francisco Abea, principal experto tributario de Hacienda

Navarrete es el segundo alto funcionario público del área económica que fallece en esta semana, luego que Francisco Abea, director general de Políticas Tributarias del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), muriera el viernes en un hospital privado.

Abea llegó a trabajar al Ministerio de Hacienda en 2002, trasladado desde el Banco Central de Nicaragua, donde trabajaba en la división de Comercio Exterior, del departamento de Estudios Económicos.

En Hacienda, fue integrado al equipo de la Oficina de Asuntos Fiscales y Económicos, mientras Eduardo Montealegre era el ministro de esa cartera, y se mantuvo en esa función técnica con los ministros Eduardo Montiel, Mario Arana, y luego con Alberto Guevara e Iván Acosta, luego del regreso de Daniel Ortega al poder, en enero de 2007.

Lea Más: Sergio Ramírez Mercado: En Nicaragua, el virus se ha vuelto un asunto ideológico

Durante esos doce años en la administración sandinista, Abea llegó a ser el director técnico de las reformas tributarias del gobierno de Ortega, y hasta hay economistas que lo identifican como “el cerebro detrás del trono”, y “el principal economista” del Ministerio de Hacienda, donde laboró los últimos 18 años de su vida.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ