Monseñor Silvio Báez: "hay familias liberadoras y hay familias opresoras"

Monseñor Silvio Báez hizo una reflexión sobre el significado de cargar la cruz de cristo y las relaciones de los cristianos en la familia en estos tiempos.

Báez quien se encuentra en Miami, Estados Unidos, destacó que la familia como céula de la sociedad hay que "protegerla y amarla" pero también se debe de reconocer que en "algunos casos la familia se puede convertir en un obstáculo para la construcción del reino de Dios".

"...hay familias abiertas al servicio de la sociedad y familias replegadas sobre sus propios intereses, hay familias generosas y familias construidas sobre la ambición de dinero y de poder. Hay familias que educan en el egoismo, y hay familias que enseñan solidaridad, hay familias liberadoras y hay familias opresoras, no podemos dejarnos condicionar en nuestra fe por el amor familiar, ni por las exigencias afectivas de padres, esposos, hermanos o hijos, ni podemos diluir nuestro compromiso por el evangelio a causa de intromisiones familiares y afectos inmaduros. Si buscamos el interés de la familia, antes del evangelio y el amor al Señor, nos enrumbamos siempre por el camino equivocado" dijo Báez en su homilía.

El obispo auxiliar de Managua también se refirió a gobiernos dictatoriales que se enriquecen junto a sus familias, haciendo todo lo contrario a lo que manda el evangelio de Jesús, pues ponen en primer lugar a la familia y se desvían del "bien y de la verdad".

Leer más: Álvarez: “Nicaragüenses cargan la pesada Cruz de la pandemia, desprotegidos y en pobreza”

"Pensemos en tantos gobiernos dictatoriales de nuestros países caracterizados por el enriquecimiento y la concesión de privilegios para los familiares de quienes están en el poder, pensemos en tantos actos de corrupción que se cometen para lograr ventajas para la propia familia y con el apoyo de los familiares. Conocemos también parejas de esposos unidos por la complicidad para el mal. La familia no puede ser un círculo de complicidad inmoral ni debe apartarnos del camino de la justicia y de la honestidad" aseguró el obispo.

Desde abril del 2018 Nicaragua vive bajo un estado de represión y policial. La insurrección de abril dejó más de 328 muertos, miles de heridos, detenciones arbitrarias, 100 mil exiliados y actualmente hay más de 90 presos políticos en las cárceles del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Monseñor Báez es uno de los obispos críticos a la actuación represiva del régimen Ortega-Murillo y tuvo que salir del país, al ser llamado por el Papa Francisco para proteger su vida, ya que habían planes para asesinarlo, según información que corroboó la sección de política de la embajada de Estados Unidos en Managua el año pasado.

Leer más: Desde una prisión de Daniel Ortega

Báez explica que el tomar la cruz de Cristo "no es sinónimo de sufrimiento sino de amor extremo, como el de Jesús, un amor que no busca ser recompensado y que no se quiebra ante la incomprensión o el rechazo. Tomar la cruz es vivir como Jesús, caminando de casa en casa, de rostro en rostro, acogiendo y sirviendo, enjugando lágrimas, compartiendo el pan y curando heridas. Tomar la cruz es estar dispuestos a ser rechazados o perseguidos por estar de parte de los pobres y de las víctimas. Tomar la cruz es asumir las consecuencias casi siempre dolorosas de luchar por eliminar el sufrimiento de los crucificados de la sociedad".

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ