Sandinista denuncia envidia, cizaña y corrupción en el partido tras ser golpeado el 19 de julio en la plaza

El locutor y animador de eventos sandinista, Geovany López Acevedo, recibió de la propia represión que da el FSLN a los opositores en Nicaragua. Y es que el 19 de julio fue uno de los mil invitados VIP en el acto del 41 aniversario de la revolución sandinista, un hecho que quería registrar con su celular, se le ocurrió hacer un facebook live, pero otro sandinista a quien tildó de "envidioso" lo denunció como "infiltrado".

Agentes de la seguridad del Estado, según López, le arrebataron su celular mientras fachenteaba y sacaba pecho por ser uno de los escogidos de estar en el evento exclusivo para los más allegados. 

"De repente se aparecieron 4 miembros de la seguridad del Estado acompañados de un señor que yo quisiera saber el nombre...me arrebataron mi teléfono, me golpearon, me empujaron, y me llevaron a la parte de atrás donde se hacía el acto central aduciendo que habían recibido información que yo estaba haciendo transmisión en vivo hablando mal del gobierno" relató López en un facebook live estando ya en su casa de habitación y donde su madre le decía de fondo que ya dejara de hablar. 

PUEDE LEER: “Me da pena, la única bandera del Frente Sandinista es la de mi casa” dice “El Chino Enoc” quien truena contra Murillo

Según el militante danielista, los agentes de seguridad le revisaron el teléfono alrevés y al derecho "para que vieran que si yo era infiltrado, si yo era un golpista, que si yo era que le iba hacer un atentado a Daniel Ortega y yo le dije a los oficiales de la seguridad del comandante Daniel el que no la debe no la teme" y tras la revisión e interrogatorio, los agentes de la "seguridad del Estado" le pidieron disculpas dijo López. 

"Después que revisaron mi celular, por arriba, por abajo, por el centro, por donde sea, se encontraron que Giovany es un verdadero militante del Frente sandinista, se encontraron que en mi celular solo habían cosas a favor del comandante Daniel Ortega...¿qué me dijeron los agentes de seguridad de estado? ¿qué me dijeron los de la juventud sandinista, discúlpenme, perdónenme,.....y me fueron a dejar a la silla de donde me sacaron" aseguró indignado este orteguista.

En medio de su declaración ya en su casa, el militante rojinegro sacó a luz el despilfarro dentro de las instituciones del Estado donde a muchos "militantes de salarios" les mantienen su fidelidad con los recursos del pueblo de Nicaragua. 

"Y al final de cuentas me alegra que esto me haya pasado porque la gente del comandante Daniel Ortega se convence que yo no soy ningún infiltrado, que soy más sandinista que cualquiera, que a pesar que yo no le trabajo a ninguna institución del Estado, Geovany ha defendido esta mierda con recursos propios, el internet con el que estoy transmitiendo ahora mismo yo me lo pago, y con el celular que transmito a mi me costó, y ese cheque con el que compré mi celular no salió del Estado" expresó el sandinista que recibió de la propia represión que propina el régimen a quienes tildan de "golpistas" e "infiltrado".

López sacaba pecho que no le debe nada a nadie en el partido, ya que "no es un militante de salario, no es un influencer que tiene un puesto en la Radio Nicaragua por ejemplo, no es un influencer que tiene un restaurante en el puerto Salvador Allende, no es un influencer que tiene un puesto en la Corte Suprema de Justicia, no es un influencer que tiene una institución del estado, esa es la diferencia" y reiteró "me alegra que esto me haya pasado porque ahora soy un militante de convicción, no un militante de salario".

SIGA LEYENDO: Rosario Murillo prepara "rito satánico" asegura Sacerdote Edwin Román

El acto del 19 de julio fue con estrictas medidas de seguridad por la presencia del dictador Daniel Ortega quien apareció en público tras 38 días de ausencia, usando mascarillas, guardando distanciamiento de varios metros entre las sillas de la tarima principal.

Esta celebración fue calificada por el sacerdote Edwin Román como "un rito satánico" ya que Murillo puso en la decoración un pentagrama invertido, muy usado en los ritos satánicos para realizar pactos y conjuros con fuerzas oscuras.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ