Diputados sandinistas aprueban ley para adquirir acciones de española TSK-Melfosur

Con 75 votos a favor, 13 en contra, cero abstenciones y uno presente, los diputados sandinistas aprobaron la "Ley de aseguramiento soberana y garantía del suministro de la energía eléctrica a la población nicaragüense", la cual declarar de "seguridad soberana y de interés nacional la totalidad de las acciones" de la distribuidora de energía TSK-Melfosur Internacional, conformada por las empresas españolas TSK y Melfosur y que compraron las acciones de Disnorte y Dissur.

"Por ministerio de la presente Ley, la participación accionaria de TSK-Melfosur Internacional S.A., en Disnorte y Dissur, pasa a ser propiedad total del Estado de la República de Nicaragua", señala el artículo 1 de la iniciativa.

El diputado Mario Asensio expresó que es “imprescindible” la aprobación de la ley “se aseguran las condiciones jurídicas y técnicas para garantizar la prestación del servicio público fundamental de la energía eléctrica a la población nicaragüense. Es imprescindible tener en consideración el acceso a los servicios públicos fundamentales como la salud, la educación, el agua potable y saneamiento, transporte, telecomunicaciones y energía, esos derechos humanos fundamentales por esa razón debe ser una prioridad del Estado”, manifestó Asensio.

LEER MÁS: A dos años de la confiscación de 100% Noticias, no pudieron callar la verdad

Carlos Emilio López, diputado sandinista defendió la aprobación y señaló que supuestamente la ley garantizará “cobertura, calidad y la posibilidad de seguir reduciendo los costos de la energía eléctrica” en el país.

“Eso sólo es posible en revolución, sólo es posible en un modelo de gobierno y Estado que hace realidad los derechos humanos del pueblo en este caso el derecho a la energía eléctrica adquiriendo los servicios de distribución de energía. Hoy estamos frente a una buena noticia para el pueblo de Nicaragua, la ratificación de un modelo, de un gobierno de Estado que restituyen los derechos humanos, los derechos colectivos”, dijo el funcionario sandinista.

El Jefe de la bancada sandinista Edwin Castro señaló que el régimen de Daniel Ortega en medio de la pandemia del COVID-19 sigue “restituyendo” los derechos de los ciudadanos.

“Habiendo sido jefe de bancada del PLC hoy venga públicamente a rechazar y a reconocer como incorrecta la privatización del sistema eléctrico en el país y la venta a esas empresas que no están al servicio del pueblo y eso hizo un gobierno de PLC, entonces me satisface que reconozcan a través de la historia los errores que se cometen cuando se gobierna. Sólo un gobierno como el del comandante Daniel puede trabajar en medio de la pandemia, pasando dos huracanes monstruosos, trabajar en esa misma eficiencia para seguir garantizando la cobertura que terminamos este año arriba de la meta con 98.5% de cobertura en todos los hogares. En estas Navidades es importante aprobar esta ley porque si pensamos en todos los hogares de nuestra querida Nicaragua”, dijo Castro.

LEER MÁS: Más de 81.000 nicaragüenses volvieron al país durante la pandemia de la covid

Las distribuidoras Disnorte y Dissur, antes propiedad de la filial nicaragüense de la española Gas Natural Fenosa, pertenece hasta ahora a la sociedad TSK-Melfosur Internacional, conformada por las españolas TSK y Melfosur.

Gas Natural Fenosa vendió sus participaciones en las distribuidoras Disnorte y Dissur a la sociedad nicaragüense TSK-Melfosur Internacional por 57,8 millones de dólares, según informó la compañía en Barcelona en febrero de 2013.

La filial de la española Gas Natural Fenosa era dueña del 84 % de las acciones de Disnorte y Dissur que distribuyen la energía eléctrica en Nicaragua desde 2000 y por un período de 30 años.

La eléctrica española cedió al Estado nicaragüense en mayo de 2008 el 16 % de las acciones de su filial en Nicaragua como pago de una deuda por 11,5 millones de dólares, y un asiento en el consejo de administración de su filial en Managua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ