Aspirante opositor a gobernar Nicaragua burla a la Policía y se refugia en un hotel

Managua, 27 feb (EFE).- El aspirante a la Presidencia de Nicaragua por la oposición Félix Maradiaga, considerado un "reo de facto", informó este sábado que se encuentra refugiado en un hotel de Managua, tras haber salido de la casa donde permaneció sitiado desde fines del año pasado por la Policía Nacional, que todavía lo vigila.

"Después de casi tres meses de que la Policía, arbitrariamente, me impidiera salir de la vivienda temporal donde habito, anoche me permitieron salir con destino a otra casa de habitación y, posteriormente, a una visita médica a un hospital en Managua. En la ruta hice una parada no anunciada en un hotel de la capital, donde aún estoy en espera de un importante encuentro de mi organización", dijo el académico en un mensaje público.

Maradiaga se encontraba en una casa en Managua desde diciembre pasado, donde permanecía cercado por la Policía, que le impedía salir de la propiedad, por lo que su organización, la Unidad Nacional Azul y Blanco, lo considera un "reo de facto", pues los uniformados han sitiado permanentemente el hotel donde se encuentra.

LEER MÁS: Juan Sebastián Chamorro presenta plan de gobierno quiere ser el candidato de la "unión"

El movimiento de Maradiaga se da a menos de nueve meses de las elecciones presidenciales de noviembre próximo, en las que el presidente Daniel Ortega busca una nueva reelección.

Maradiaga, una de las caras más visibles de los llamados manifestantes "autoconvocados", denunció en septiembre de 2018 la sangrienta crisis sociopolítica y violaciones de derechos humanos atribuidas a Ortega, ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dos meses después de que las llamadas "turbas sandinistas" lo agredieron cuando salía de un restaurante.

Tras más de un año en el exilio, Maradiaga, exsecretario del Ministerio de Defensa, regresó a Nicaragua en 2019 para seguir haciendo oposición a Ortega, y recientemente fue erigido como precandidato a la presidencia por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, que según sus miembros está compuesta en un 90 % por personas que participaron en las manifestaciones masivas contra Ortega en 2018.

A pesar de que el hotel donde se encuentra Maradiaga está rodeado por policías, el activista afirmó que iniciará "una nueva fase de lucha cívica, donde vamos a recorrer barrios y comunidades, con la misión de organizarnos mejor".

SEGUIR LEYENDO: Comisión de Buena Voluntad se reúne con grupos de exiliados en Costa Rica

Maradiaga ha confirmado estar dispuesto a someterse a elecciones internas dentro de la oposición, junto con otros candidatos de la disidencia, y apoyar al que resulte ganador, con el objetivo de enfrentar a Ortega como un solo bloque en las elecciones del 7 de noviembre próximo.

En dichas elecciones Ortega se jugará 42 años de dominio casi absoluta de la política interna de Nicaragua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ