Inicia Juicio contra la presa política Julia Cristina Hernández, originaria de Masaya

Este martes dio inicio el juicio en contra de la presa política Julia Cristina Hernández, de 30 años de edad originaria de la ciudad de Masaya, la que está siendo acusada por el delito de tráfico de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas y por uso de armas restringidas y explosivos, según informó su abogado defensor Julio Montenegro a 100% Noticias.

“Hoy el Ministerio Público no ha presentado su prueba, se hicieron los alegatos iniciales y se reprogramó juicio oral y público para el próximo 10 de marzo de 2021 a eso de las 10 de la mañana” manifestó el abogado Montenegro de la agrupación Defensores del Pueblo.

Lea Más: Testigos incongruentes en juicio del preso político Ernesto Gutiérrez "Tikay" de Masaya

Asimismo, el abogado defensor resaltó que “al concluir la audiencia el día de hoy (ayer), Julia Cristina permaneció por varios minutos llorando en sollozo con muchos sentimientos encontrados, lastimero de sufrimiento y al mismo tiempo de molestia porque siente ella que se le esta acusando por delitos que no ha cometido” manifestó Julio Montenegro.

Julia Cristina fue detenida el pasado 7 de enero fue en su casa de habitación en la comunidad El Jocote, a eso de las 5:30 am y según se conoce que las autoridades de la sancionada policía sandinista le han negado a Eduardo Morales las visitas a su esposa “bajo un supuesto error de nombres” de quien la visitaría.

                                             

Asimismo, Hernández ha denunciado que las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial han recibido maltratos y que no le han permitido atención médica, ya que presenta problemas en la columna.

Lea Además: Inicia juicio del preso político Sergio Beteta capturado con una bandera azul y blanco

De igual manera se conoce que Julia Cristina es madre de un menor de edad.

Según información brindada por una de las hermanas de Julia Cristina la joven no ha estado involucrada en las protestas sociales contra la dictadura de Daniel Ortega y que “su pecado” fue que en las protestas 2018 cuando no había trasporte público puso a disposición una moto que tenía para trasladar a los ciudadanos, lo que fue motivo para que la señalaran de “tranquera y golpista. Cristina cobraba 20 córdobas a los pasajeros y así se ganaba la vida”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ