Exiliada en Noruega Michelle Tapia recauda dinero para gastos legales y evitar deportación a Nicaragua

La joven exiliada en Noruega, Michelle Tapia Quezada decidió reactivar una campaña de recaudación de fondos en Gofundme que serán destinados para gastos legales. La Junta de Apelaciones de Inmigración (UNE), confirmó la resolución que rechaza la solicitud de asilo político de Michelle, quien ahora elevó su caso ante la Corte Suprema de Justicia de Noruega por esa decisión.

"No recibo ningún tipo de ayuda por parte del Estado, ni tengo permiso laboral" aseguró Michelle a 100% Noticias, que ha documentado su caso de persecución en Nicaragua y ahora la desprotección en que se encuentra por parte de las autoridades en Noruega, que podrían deportarla a su país de origen, donde teme vivir por el asedio de paramilitares en Carazo que hasta la amenazaron con violarla.

"En San Marcos (Carazo) era un cuartel de paramilitares, hubo intento de secuestro a mi persona, eso fue en septiembre del 2019. Eso fue lo último que soporté para decidir exiliarme. Me dirigía al Centro de San Marcos, iba a comprar la cena, era un sábado. La camioneta de paramilitares se paró en frente de mi y me dijeron que me iban a llevar a dar una vuelta y que me iban a violar. Había muy poca gente, corrí, me quedé en una casa, alrededor de 3 horas, ellos estaban fuera de la casa y me dijeron que sabían quien era mi tío" recordó Michelle quien dijo que esa amenaza "quebró" totalmente su seguridad y es por eso que decidió salir de Nicaragua.

Leer más: Joven exiliada en Noruega a punto de ser deportada, teme regresar a Nicaragua

El tío de Michele Tapia Quezada, es el estudiante expulsado de la UNAN-Managua, Dennis Bayardo Espinoza, quien estudiaba la carrera de Química-Industrial. Él se exilió en Noruega el 31 de octubre del 2018. 

Michelle estuvo en 3 campamentos

Michelle salió de Nicaragua el 25 de Noviembre del 2019, aplicó inmediatamente al refugio y pasó por tres campamentos donde le daban comida y un lugar para dormir, mientras se tramitaba su solicitud. 

"En el primer campamento dilaté 10 días, ahí a uno le quitan sus teléfonos, computadoras, le hacen exámenes médicos, en el segundo campamento ya uno está esperando entrevista con la gente de Migración, ahí dilaté tres meses. Luego como yo tenía familia en la ciudad de Trondheim, me mandaron al campo de refugio y un mes después me llegó la primera resolución donde me negaron el asilo político. Se apeló a la decisión, se pagó a un abogado privado, luego recibí la segunda negativa y decidieron mandarme al organismo que toma la última palabra que se llama UNE, mi abogado hizo otra apelación y su respuesta final fue la misma de negar el refugio" relató la joven que lucha para que se le brinde la protección de Estado por parte de Noruega.

Puede leer: Comisión de Buena Voluntad se reúne con grupos de exiliados en Costa Rica

Mientras la Corte de justicia de Noruega resuelve la demanda contra UNE, el máximo organismo de Migración que le negó la protección, ella vive con su tío Dennis, quien sí tiene la ayuda estatal. Por su estatus legal irregular, Michelle no puede ni trabajar, ni estudiar.

                                                   

Si tiene algún tipo de aporte para Michelle, puede realizar cualquier depósito en la campaña de Gofundme que mantiene en línea. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ