Hijas de preso político Gustavo Mendoza Beteta lloran cuando ven a la Policía, son los traumas de la detención de su padre

"Ellas no pueden ver a la Policía porque se ponen a llorar" es el trauma que tienen las tres niñas del preso político Gustavo Adolfo Mendoza Beteta, de 36 años de edad, quien fue condenado a 10 años de prisión y al pago de 500 días multa, por el supuesto "tráfico de drogas", delito que le imputó la dictadura de Daniel Ortega para encarcelarlo, denuncian sus familiares. Mendoza Beteta fue detenido el pasado 29 de julio del 2020.

"Ha sido bien horrible desde su detención, porque ya él ha sido tres veces encarcelado” manifestó de manera triste Marbelly Real esposa del preso político.

Recuerde Leer: Condenan a 12 años de cárcel al pastor evangélico preso político Wilber Pérez

Mendoza es padre de 3 niñas, laboraba como ayudante de albañilería, él se involucró en las protestas desde el 18 de abril de 2018 cuando el régimen de Daniel Ortega aprobó el decreto que reformó la Ley de seguridad social que afectaría a su papá que es pensionado.

“Él anduvo en la protesta constantemente, para abril de 2018, porque le estaban quitando una parte de su salario a los viejitos y los papás de él ya son jubilados, no estaba de acuerdo que les quitaran dinero a los jubilados, manifestó Marbelly Leal a 100% Noticias.

La situación económica en la familia se ha profundizado más tras la captura de Mendoza porque “él era un padre de familia, un esposo, un hijo, un hermano, lo cual él trabajaba para aportar en la casa, él era el único sustento de nuestra casa en nuestro hogar, él trabajaba para comprarle todo a sus hijas que no le hiciera falta nada, pero ahora que él está preso es horrible. Yo tengo a las niñas chiquitas por eso no puedo trabajar, tengo una niña de cinco meses, una de tres añitos, y otra de seis que también está en clases y nos ha afectado mal a las niñas también, tantas veces que lo han detenido que ha afectado psicológicamente a mis niñas” continuó relatando Marbelly.

Lea Además: Colectivo de Derechos Nicaragua Nunca + solicita medidas de protección para abogada Danelia Argüello

En la primera detención, Gustavo Mendoza estuvo 19 meses encarcelado, la segunda vez permaneció un día y lo liberaron, pero esta vez fue condenado por delitos comunes bajo un sistema judicial dominado por policías, fiscales, jueces y magistrados sandinistas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ