Familia de excarcelado político asesinado Enrique Jarquín exige justicia, Radio sandinista lo tilda de "terrorista"

Los familiares del excarcelado político Enrique Jarquín, asesinado la tarde ayer, mientras estaba en un autolavado, en Mulukuku, piden que se haga justicia. Jarquín estuvo preso durante 11 meses con el ex alcalde de Mulukukú Apolonio Fargas, quien se tuvo que exiliar primero en Costa Rica y luego en Estados Unidos, ya que era perseguido constantemente tras su excarcelación.

Lea También: Matan al excarcelado político Ernesto Jarquín, quien estuvo preso con Medardo Mairena

Nos vinieron avisar a eso de las 5 de lo sucedido, el estaba acá en la casa, solo salió a lavar su camioneta… yo quiero que se haga justicia, él fue un hombre que le sirvió a su patria a su municipio” dijo Hilda Urbina esposa del ahora asesinado, en un reporte de David Mendoza del Canal Rb3, el canal de la zona láctea de Río Blanco.

Por su parte el líder campesino Medardo Mairena manifestó, “un señor que conocí en la cárcel, en el infiernillo que se cuánto sufrió en la cárcel, exigimos justicia por él y todos los asesinados en este contexto político, seguiremos denunciando en las instancias nacionales y también internacionales por todo este hecho cometido y que a diario se están dando dentro de Nicaragua” expresó Mairena.

Puede leer: Autores de operación limpieza y ejecuciones extrajudiciales serán sancionados con Ley Renacer

Lo tildan de “Terrorista”

                                                             

La radio emisora sandinista, “LA PRIMERISIMA” hizo mofa en su sitio web del asesinato de Jarquín, y titularon “Matan de cinco balazos a terrorista en Mulukukú” y dentro de la nota destacan “Jarquín Orozco era habitante del barrio Ciudadela de este municipio caribeño y fue uno de los acusados junto al ex alcalde Apolonio Fargas por los delitos de terrorismo, asesinato agravado, crimen organizado, uso de armas restringidas, entorpecimiento de servicios públicos (transporte), robo agravado, asesinato en grado de frustración y toma de rehenes por el crimen de tres tenientes de la Policía Nacional y lesiones a otros dos oficiales asignados al puesto policial de la comunidad Sislao, Paraska, comarca Pueblo Nuevo, de Mulukukú”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ