Restricciones a la libertad de expresión y prensa continúan en Nicaragua, señala informe de EE.UU

Restricciones a la libertad de prensa y expresión, confiscaciones a medios de comunicación independientes, así como amenazas a periodistas exiliados resalta el informe anual sobre derechos humanos en Nicaragua, que divulgó el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Entre las agresiones a periodistas en el exilio señalan las amenazas de muerte contra el reportero Gerall Chávez “sus padres que vivían en el departamento de Carazo habían recibido una carta amenazando a Chávez con torturar y matar”. También destaca que atacantes no identificados agredieron al padre del periodista exiliado Winston Potosme en su vivienda en el municipio de Niquinohomo, Masaya.

Respecto al robo de las instalaciones de los medios 100%Noticias y Confidencial, Washington indica que el régimen sandinista llevó a cabo una confiscación de facto sin seguir el debido proceso ni proporcionar una compensación adecuada a los propietarios legales.

LEER MÁS: EE.UU., preocupado por las torturas en Cuba, Venezuela y Nicaragua, según un informe

En el informe, el Departamento de Estado reiteró que en Nicaragua hay restricciones a la libertad de prensa y expresión porque la “ausencia” de un poder judicial independiente y un sistema político “no democrático” se combinaron para inhibir estos derechos, pese a que la ley establece que el derecho a la información no puede estar sujeto a censura.

Como parte de la continuación de ataques, en octubre de 2020, el régimen aprobó la Ley de Delitos Cibernéticos por motivos políticos, “el gobierno puede utilizar el sistema de extradición internacional para perseguir a nicaragüenses en el exterior que cometan los llamados delitos cibernéticos”, indican.

Otros ataques a medios independientes

Por otro lado, el documento se refirió otras formas de persecución y hostigamiento que experimentan los medios de comunicación independientes como actos de vandalismo, incautación de equipos de transmisión, ciberataques, cargos penales por difamación, auditorías financieras y deudas tributarias vencidas espúreas.

SEGUIR LEYENDO: EE.UU. señala a Ejército de Nicaragua en arrestos arbitrarios a opositores

Mientras, Ortega sofoca a los medios independientes controla gran parte de la televisión nacional “continuó la influencia, la propiedad y el control significativos del estado sobre los medios de comunicación. La televisión nacional estaba en gran parte controlada por socios comerciales del presidente o directamente propiedad y administrada por miembros de su familia”

Estados Unidos señala que 8 de los 10 canales básicos disponibles están bajo la influencia directa del FSLN y controlados por personas con estrechos vínculos con el gobierno. Las estaciones de medios propiedad de la familia presidencial generalmente limitan la programación de noticias y sirven como canales de propaganda y anuncios de campañas progubernamentales o del FSLN. 

Además, el informe anual sobre derechos humanos recopiló los casos de acoso y amenazas de muerte por parte del régimen a periodistas y medios. 

“En enero, un oficial de policía golpeó al periodista del Canal 10, Wilih Narváez, durante una ofensiva policial contra manifestantes”, al mismo tiempo, “En julio, Radio Corporación, una emisora de radio independiente, encontró su antena de radio AM saboteada y sus cables de transmisión desenterrados y cortados en pedazos (...) En septiembre, Radio Camoapa encontró dañado el dispositivo de enfriamiento de aire de su sala de transmisión. Radio Notimat en Matagalpa permaneció asediada por policías y para policías”

LEER MÁS: Autores de operación limpieza y ejecuciones extrajudiciales serán sancionados con Ley Renacer

En cuanto a los cargos por difamación, el informe incluyó los casos contra los periodistas Kalúa Salazar, Jefe de Prensa Radio La Costenísima y David Quintana, Director del Boletín Ecológico, ambos acusados por supuesta calumnia.

Las violaciones de derechos humanos han sido uno de los principales reclamos de la comunidad internacional hacia Ortega desde el levantamiento masivo contra su gobierno en 2018, que dejó al menos 328 muertos, según la CIDH.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ