Mónica Baltodano dice que Daniel Ortega no tiene nada de "revolucionario", es un "dictador"

Oscar Navarrete/La Prensa

“Un líder revolucionario, de revolucionario nada queda”, sostiene la exguerrillera sandinista Mónica Baltodano, al referirse al dictador Daniel Ortega que se aferra al poder por las armas. En el marco del proceso electoral, la policía sandinista ha arrestado a más de una treintena de líderes opositores, entre ellos siete candidatos presidenciales.

En una entrevista a DW Español, Baltodano analizó el giro de Ortega de “revolucionario” a “dictador” 

“Es un proceso que significó varios años después de la derrota electoral de 1996 juró recuperar ese poder, primero nunca permitió a lo interno del Frente que existiera otra dirigencia, otro secretario general, fue expulsando paulatinamente a una parte importante de la comandancia de la revolución, de los comandantes guerrilleros y empezó a construir un poder económico hay que decir que detrás de todo esto es tan intereses materiales”, dijo 

LEER MÁS: Tribunal de Apelaciones niega recurso de exhibición personal para Mauricio Díaz

Para Baltodano, el régimen orteguista se convirtió en “capitalista” con el ingreso de la Cooperación Venezolana al comprar grandes propiedades con dicha cooperación.

“Sus hijos tienen grandes propiedades, con llegada al gobierno en el 2007 asumió la presidencia eso significó el acceso a una serie de recursos, primero del Estado pero también de la cooperación venezolana que fue manejada de manera privatizada y permitió el enriquecimiento de su familia y de sus allegados, ellos mismos se convirtieron en grandes empresarios y empujaron un gobierno corporativista de 3 pies muy parecido al PRI de México en dónde estaba el gran capital, el gobierno y los dirigentes sindicales la mayoría de ellos con deriva muy corrupta”, explicó

La exguerrillera sandinista agregó que las acciones en materia económica no tienen nada que ver con “socialismo” que él predica, mucho menos con políticas económicas y políticas sociales de un gobierno que quiera transformaciones.

“Vemos ahora a un Daniel Ortega tan distinto al imaginario que sobre él maneja una parte de la izquierda mundial, un líder revolucionario que de revolucionario nada queda y lo que es ahora es un dictador aferrado al poder junto a su esposa Rosario Murillo jurado no entregar nunca más el gobierno y por eso sólo él es el candidato a la presidencia y ahora están de nuevo en una fórmula con su esposa a las supuestas elecciones”, dijo

Baltodano explicó que en los años 80 se trató de realizar transformaciones que apuntaban a una mayor justicia social, empujar libertades, incluyendo libertades democráticas, pero lamentablemente no ocurrió.

“Nuestros compromisos de los que estaban en el programa histórico del Frente Sandinista eran con la democracia, la libertad y por supuesto nunca imaginamos que nuestro país un gobierno que se autocalifica de sandinista y de izquierda se pudiera implementar medidas tan atroces contra las libertades, libertad de movilización que como se sabe dejó como saldo más de 350 personas asesinadas en el 2018 por el gobierno de Daniel Ortega”, manifestó

Según la exguerrillera, Ortega secuestró el partido FSLN “hace más de 20 años nosotros ya habíamos advertido que Ortega iba a derivar en una dictadura contra el pueblo nicaragüense, ya lo habíamos advertido mucha gente no lo creía, pero ahora es clarísimo pues para la mayoría de la comunidad internacional y del propio pueblo nicaragüense ve el nivel de concentración de poder que tiene Daniel Ortega y su grado de opresión contra las libertades”

Sanciones

Respecto a la comunidad internacional, la exdiputada sostiene que las sanciones individuales tienen un valor simbólico, pero considera que el principal responsable de las “transformaciones” es el propio pueblo de Nicaragua.

“Creemos que falta todavía mucha más presión de parte de la comunidad internacional para que realmente Nicaragua pueda sentir que estás presiones son significativas, hasta el momento creemos que tiene que hacer mucho más pero también nos auto criticamos por no hacer mucho más desde el interior del país, de las fuerzas que aspiramos a un cambio democrático en nuestro país”, indicó 

SEGUIR LEYENDO: Régimen de Daniel Ortega libera a otros 900 reos, con lo que suman 1.700 en 2021

La exguerrillera sandinista abandonó Nicaragua junto con su familia, debido al "hostigamiento y persecución política de la dictadura Ortega Murillo".

Baltodano, de 67 años y autora del libro "Democratizar la Democracia. El desafío de la participación ciudadana", estuvo entre los guerrilleros que dirigieron la insurrección de Managua que llevó a la caída de la dictadura de Anastasio Somoza Debayle el 19 de julio de 1979, y fue miembro del primer Gobierno sandinista (1979-1990).

También integró la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y fue diputada del partido ante la Asamblea Nacional de 1997 hasta 2002, período en el que fue expulsada de ese colectivo por criticar la conducción vertical de la mano de Ortega.

LEER MÁS: Exguerrillera Mónica Baltodano, su esposo e hija deciden exiliarse por represión de Daniel Ortega

Como disidente volvió a repetir como diputada en el período 2007-2012 bajo una alianza que encabezaba el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), actualmente Unión Democrática Renovadora (Unamos).

La exguerrillera es hermana de la magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE) Alma Nubia Baltodano, afín al régimen, y del catedrático Ricardo Baltodano, quien estuvo preso durante diez meses entre 2018 y 2019 por participar en protestas contra Ortega.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ