Báez: un gobierno ilegítimo se sostiene por el miedo en alusión a régimen en Nicaragua

Monseñor Silvio Báez expresó que un gobierno que no es fruto de la voluntad popular no es legítimo y sólo podrá sostenerse a través del “miedo, la represión y la manipulación de la justicia”. El obispo llamó a los regímenes a someterse a la valoración de los ciudadanos sin infundir miedo. 

En su homilía, Báez se refirió al pasaje bíblico en Marcos 8:27-29 en el que  la pregunta que Jesús les preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?” y luego se dirigió directamente a sus discípulos: “Y ustedes, ¿Quién dicen que soy yo?”

“No es fácil someterse a la valoración de los demás. Exige mucha humildad y mucha libertad preguntar a otro: ¿Qué piensas tú de mí? Siempre tenemos temor de preguntar a los demás lo que piensan de nosotros. Sin embargo, Jesús es transparente, no tiene miedo y es sumamente libre”, expresó Báez.

LEER MÁS: Cardenal Leopoldo Brenes recibe alta medica tras permanecer hospitalizado por coronavirus

En este escenario, el obispo considera que someterse a la valoración de los demás no es nada fácil, porque cuesta aceptar que otros señalen nuestros errores y exponernos a descubrir que no somos lo que pensamos, por eso insistió que quienes gobiernan deben escuchar lo que la gente piensa de ellos.

“La convivencia sería más sana si quienes gobiernan escucharan con interés lo que la gente piensa  de ellos, en lugar de imponer con arrogancia su propia visión de las cosas. La convivencia social es más justa y se asegura un desarrollo sostenible de la sociedad cuando a los ciudadanos se les permite expresarse periódicamente con libertad a través de elecciones libres, transparentes y competitivas”, dijo 

Y agregó “Un gobierno que no es fruto de la voluntad popular no es legítimo y sólo podrá sostenerse a través del miedo, la represión y la manipulación de la justicia, y esto acarrea mucho dolor y mucha pobreza. Por eso, hace bien también a nivel social preguntar: ¿Y ustedes, ¿Quién dicen que soy yo?”

El obispo expresó que la misión de Jesús incómodo al poder religioso y político, el cual lo acusó y ejecutó, Cristo prefirió ser víctima del sufrimiento injusto.

SEGUIR LEYENDO: Diario La Prensa de Nicaragua rechaza la acusación legal del Gobierno contra su gerente

“Jesús nunca causó daño a nadie, ni siquiera para defenderse de las acusaciones injustas. El desenlace final de su vida en la cruz fue la consecuencia inevitable de lo que enseñó y del modo en que se comportó. En un mundo de mentiras, quien dice la verdad es perseguido y silenciado; en un mundo de injusticias, el justo es repudiado y hasta condenado a muerte. Su muerte entró a formar parte del designio divino como consecuencia de su obediencia libre y amorosa a la voluntad de Dios que le pedía amar hasta el extremo”, manifestó 

Según Monseñor Báez, hay gente que pronuncia el nombre de Dios “en vano” debido a que con su vida niega lo que el santo nombre de Dios significa. 

“Hay mucha gente que pronuncia el nombre de Jesús, pero con su vida demuestra que no lo conoce. Hablamos de amor, pero poniéndonos siempre de primero y haciéndole más complicada la existencia a los demás con nuestros egoísmos y ambiciones desmedidas. Hablamos de paz, pero haciendo que los demás vivan en zozobra, imponiéndonos sobre ellos y acallando sus voces de mil modos. Hablamos de hacer justicia, confundiéndola con la venganza y condenando injustamente a quienes resultan incómodos para los propios intereses”, expresó

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ