Dictadura permite segunda visita a familiares de presos políticos en el "Chipote"

Parientes de los reos de conciencia aseguran que éstos están más delgados y pálidos, por lo que demandan mejores condiciones y poder verlos con más frecuencia.

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo permitió desde este lunes la segunda visita a los 37 presos políticos que mantiene tras las rejas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocidas como el nuevo "Chipote", por lo que familiares de éstos han podido conocer el estado de salud y psicológico de los reos de conciencia.

Al menos 10 presos políticos pudieron ser visitados por sus familiares este lunes. Este martes se espera sean visitados una cantidad similar, ya que los encuentros terminarán este miércoles 13 de octubre. La Policía Sandinista (PS) ha permitido que los reos de conciencia puedan reunirse por dos horas en un cuarto con dos personas. La primera visita que permitió la dictadura ocurrió a finales del mes de agosto e inicios de septiembre.

Un familiar de un preso político, que solicitó el anonimato para evitar represalias de la PO en contra de su pariente, aseguró que los detenidos siguen perdiendo peso y están pálidos. "El problema es que a algunos no les permiten del todo tomar la luz del sol, a otros les dan dos horas de sol una vez a la semana y los mantienen expuestos a la luz eléctrica todo el día, además los siguen torturando psicológicamente constantemente con interrogatorios sin sentido",denunció.

Lea también: Abogada solicita arresto domiciliar para preso político que fue víctima de un derrame cerebral

Actualmente, el régimen mantiene a más de 160 presos políticos. En los últimos cinco meses ordenó la captura de 37 lideres opositores, precandidatos presidenciales, extrabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, al gerente general del diario La Prensa, entre otros, quienes han enfrentado detenciones y procesos judiciales irregulares.

Demandan mejores condiciones 

En estos casos las órdenes judiciales de los jueces que llevan las causas, que mandatan permisos para que familiares puedan ver a los presos políticos, son inútiles, ya que la PO las ignora. Los afectados han señalado que los oficiales solo cumplen órdenes de Ortega y Murillo, dejando claro que no existe independencia de poderes del Estado ni estado de derecho.

Familiares de los reos de conciencia demandan que la dictadura respete los derechos humanos de sus parientes y permita una mayor frecuencia de las visitas, exigen poder verlos cada semana. Además que se les permita ingresar colchas, ya que algunos presos han manifestado sentir mucho frío por las noches y en el lugar solo cuentan con sábanas que no protegen. También solicitan que éstos puedan recibir artículos que les ayuden a mejorar la salud: como rodilleras, anteojos, vitaminas, entre otros.

Lea además:  Crisis Group insta a la UE presionar a Nicaragua y elaborar una hoja de ruta

Otros 123 reos de conciencia que fueron apresados en el contexto de las protestas ciudadanas de abril de 2018 y antes de ellas han sido condenados por el sistema de justicia del régimen y éstos pueden recibir visitas de sus familiares, pero bajo asedio y amenazas en los distintos sistemas penitenciarios de Nicaragua.

Posterior a la segunda rondas de visitas que permite la dictadura, familiares de los presos políticos manifestaron que emitirán un comunicado para pronunciarse sobre la situación que enfrentan.  

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ