Luciano García avizora que el próximo preso será César Zamora, recomienda cerrar Cosep como forma de protesta contra dictadura

El presidente de Hagamos Democracia afirmó que “los empresarios están pagando por su mal gobierno”.
César Zamora, nuevo presidente del Cosep.
Archivo El Nuevo Diario

Luciano García, presidente de la Hagamos Democracia, sugirió a los miembros del gran capital de Nicaragua a que cierren el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), como una manera de presión y de protesta contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes han encarcelado a Michael Healy y a Álvaro Vargas, presidente y vicepresidente del Cosep.

La dictadura acusa a los empresarios detenidos por lavado de dinero y de pedir sanciones para Nicaragua, según una nota difundida por la Sancionada Policía y en en lugar de Healy asumió la vicepresidencia del Cosep.

Lea: Consejo Supremo Electoral imprime más de 5.3 millones de boletas para votaciones en Nicaragua

César Zamora, asumió la presidencia de Cosep tras el encarcelamiento de Healy y Vargas. Aunque Zamora es conocido por sus posiciones políticas a favor del régimen de Ortega y Murillo, podría ser el próximo preso, aseguró García en 100% SUPERCHATS.

"Casi te puedo asegurar que César Zamora es el próximo candidato a caer preso, porque lo que vos podas pensar en este momento de César Zamora o los acercamientos que tuvo el Cosep con el régimen, hoy tienen a César en una posición que no comparte nada con lo que el régimen a hecho y eso lo convierte en casi otro preso político en Nicaragua", expresó Luciano García en el programa 100% SUPERCHATS de 100% Noticias.

"Ortega no confía en César Zamora porque desde ya lo ve como un traidor, el mejor ejemplo es José Adán Aguerri, él tenía cien veces más adeptos con el régimen que César y mirá donde está ahora", explicó el presidente de Hagamos Democracia.

Paro no es opción

Por otro lado, García explicó que ante las sugerencias de varios sectores de la sociedad civil, quienes pedían un paro bancario como manera de presionar al régimen, Luciano detalló que en estos momentos no es viable hacerlo porque el dictador Daniel Ortega y su esposa podrían arrestar a los banqueros que se presten a hacerlo.

Lea más: Suspenden aumento en el precio de combustibles en la vísperas de votaciones en Nicaragua

"Yo no apoyo un paro en estos momentos porque yo no voy a exponer mi vida, ni la de mis empleados porque el temor es tan grande. Los momentos del paro ya pasaron. El que no tiene una empresa no tiene temor del paro, pero la gente está aterrorizada, hay que entender que al pueblo de Nicaragua, Ortega lo tiene en estado de pánico y de terror", añadió García.

García dijo respetar las opiniones de los nicaragüenses que aún piensan que un paro es la mejor forma de presión al régimen, pero recordó que pudiera ser un peligro para los empresarios.

"A mi no se me ocurre criticar a una persona que salió corriendo por resguardar su vida o peor aún, criticar a una persona que en Nicaragua no quiere hablar", sostuvo el presidente de Hagamos Democracia y quien se encuentra en el exilio.

Luciano García detalló "que los nuevos liderazgos que están al frente de la lucha cívica tienen que tomar en cuenta todas estas acciones, tenemos que ser responsables, tener prudencia y actuar con la cabeza fría", detalló.

Luciano recomendó a las personas que están en la lucha por la libertad de Nicaragua a que se unan y piden en conjunto presiones a la Comunidad Internacional para "arrodillar al régimen".

"Ningún país que tenga una democracia verdadera va a reconocer las elecciones en Nicaragua y habría que ver de que manera le van a cerrar las puertas al gobierno. Imaginate que cierren la Embajada Americana en Nicaragua o que se vaya la Comunidad Europea de Nicaragua. Este tipo de golpes duros y son los que ocupamos de la Comunidad Internacional, no desde un podium leyendo al gobierno que libere a los presos políticos", expresó García durante el programa.

"El régimen actúa con odio contra sus aliados que ahora son sus detractores", recordó.

Cierre del Cosep

Otra de las maneras de presión que García propone a los empresarios nicaragüenses es que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) cierre sus puertas ante la falta de libertad para trabajar en Nicaragua. 

Lea también: Continúan largas filas de nicaragüenses que cruzan a Honduras para vacunarse

"El mejor consejo sería cerrar el Cosep, porque aquí el gobierno no permite empresa privada, ¿de qué sirve tener al Cosep abierto?, ¿por que no lo cierran?, o ¿lo vas a tener abierto, calladito, o en el momento que hables te echan preso?, si queres hacer una acción validera, miremoslo y cuando haya en un país con estabilidad democrática volvemos a hacer los gremios empresariales", manifestó Luciano García.

"Seguir siendo presidente de un gremio para quedarte callado y arriesgar tu vida, no vale la pena. En este momento el Cosep no va a hacer nada, lo mejor es que las cámaras cierren sus grupos y que ya no incidan en la política nicaragüense", recomendó el politólogo.

García también recordó que "Ortega no es una persona de fiar", por lo que llamó al nuevo presidente del Cosep a "reflexionar" sobre su papel en la empresa privada del país.

"¿De qué sirve tener una personería jurídica donde el régimen no te deja trabajar?", cuestionó Luciano García, quien pidió a los nicaragüenses a tener la fe puesta en Dios para Nicaragua sea liberada.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ