Monseñor Álvarez: la ley debe estar al servicio del hombre, una respetuosa de los DDHH

El obispo de la diócesis de Matagalpa monseñor Rolando Álvarez, hizo referencia en que la ley debe estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la ley además de ser misericordiosos para transformar corazones y que únicamente el que esté libre de pecado libre lance la primera piedra que esa es la voz de la justicia y de ley. 

“Parafraseo a San Agustín el que esté sin pecado tire la primera piedra, esta es la voz de la justicia complace la ley, la ley justa, la ley qué sirve al pueblo como instrumento de justicia y de paz, la ley qué sirve para pacificar a la comunidad, una ley que esté al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la ley, una ley que no sea arbitraria ni y respetuosa de los derechos humanos que son inviolables e inalienables” dijo el religioso en su homilía de este domingo 3 de abril.

                                                       

De igual manera Álvarez recordó que el pleno derecho de juzgar definitivamente las obras y los corazones de los hombres pertenece a Cristo como redentor del mundo, y que quién juzga se equivoca siempre porque se pone en el lugar de Dios qué es el único juez.

LEER MÁS: Drama de las familias nicaragüenses por repatriar a 10 migrantes fallecidos

Quién juzga vive en la confusión cambiando la paja en el ojo del hermano por la viga que le obstruye la vista quién juzga acusa siempre en el juicio contra los demás, siempre hay una acusación, exactamente lo opuesto a lo que Jesús hace ante el padre” señaló Monseñor.

SEGUIR LEYENDO: Alertan de estafadores nicaragüenses ofreciendo trabajo en Call Center en español

                                                               

Asimismo resaltó que “el ojo enfermo envidia, juzga y acusa al prójimo ya no se ve la realidad cómo es, incluso puede ocurrir que se juzgue y se condene a alguien por un daño que nunca ha cometido, el odio que nubla la razón y la persona se dispone a terminar con el otro juzgando condenando y cometiendo la más grave injusticias contra la dignidad humana sin embargo no podemos permanecer en silencio ante el mal afirma el Papa Benedicto décimo sexto y por eso es tan necesaria la corrección fraterna cuando se pueda, la corrección con misericordia cuando se cierren los caminos, la oración qué es la corrección sea sin irá, sin odio, sin deseo de venganza muy al contrario debe ser para el reencuentro restablecer lo que se necesita restablecer no podemos estar echándole leña al fuego aún el dolor que alguien te haya causado nunca juzgues, nunca condenes, espera el tiempo de Dios” recalcó Álvarez. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ