Gobierno orteguista da asilo político al guatemalteco Gustavo Herrera, implicado en estafa

Herrera es un empresario que fue sindicado en una estafa de Q350 millones al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) en 2002
Foto: Hemeroteca Prensa Libre

La resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua que da vida al asilo político a favor de Gustavo Herrera fue firmado el 14 de agosto de 2018 por el canciller Denis Moncada Colindres.

En los considerandos, Nicaragua establece que está amenazada la vida, integridad física, seguridad y libertad de Gustavo Herrera, quien alega que hay una persecución política en su contra en Guatemala.

En su resolución 039-2018 el Ministerio de Relaciones Exteriores determinó “otórgase asilo político al señor Gustavo Adolfo Herrera Castillo”, quien, en archivos del medio de comunicación de Guatemala, Plaza Pública, es descrito como “un tipo escurridizo. Se niega a hablar con la prensa de todo: de su vida y sus negocios, de su vinculación con al menos los últimos tres Gobiernos, y, sobre todo, de las razones que lo mueven a influir en la designación de las autoridades judiciales de Guatemala. Esta es una aproximación a su nebulosa vida”.

Para abogar por el asilo, Herrera adujo que el Juzgado Undécimo Penal de Guatemala le sobreseyó de forma parcial el delito de lavado el 12 de marzo de 2009, ante una supuesta doble persecución penal, por lo cual ordenó la desestimación y archivo del proceso.

Las circunstancias cambiaron el 20 de abril último, según el propio Herrera, cuando la Fiscalía pidió al mismo juzgado elevar a mayor riesgo el caso en su contra, a pesar de que había una desestimación y archivo. El empresario alegó lo anterior como una tercera tercera persecución política en su contra, orquestada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), a través de la Fiscalía.

Esto responde el MP

La Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci) no tiene casos donde haya personas con auto de procesamieno y órdenes de captura pendientes de ejecutar con ese nombre, informó Julia Barrera, portavoz del MP.

Prensa Libre insistió en saber si Herrera tenía alguna investigación abierta en otra fiscalía, a lo que Barrera contestó que esa información solo la pueden conocer las partes procesales.

El Negociador

Herrera fue sindicado de haber sido el propietario de dos financieras offshore -fuera de plaza- Helensburg Inc. y Escabel Management Group Ltd empleadas para la estafa de Q350 millones al IGSS entre diciembre de 2002 y abril de 2003, dentro de un proyecto para la construcción de vivienda para jubilados de la institución, para lo cual se constituyó el Fideicomiso de Protección y Desarrollo Social.

Las financieras vendieron terrenos sobrevalorados al IGSS por Q232.7 millones, cuando Herrera las había comprado por Q220 mil, según la investigación. Hasta julio de 2013, de los Q350 millones aportados por el IGSS en el fideicomiso, solo se habían recuperado Q228.5 millones.

El MP pidió el 5 de agosto de 2008 el retiro de la orden de captura contra Herrera luego de llegar a un acuerdo para la devolución de US$7 millones.

Fuga de película

El 3 de junio de 2006, la Policía Nacional Civil (PNC) intentó capturarlo en un edificio de la zona 14, donde vivía. Sin embargo, él logró escapar. Durante un cateo se encontró un pasadizo secreto, por el cual se fugó. Esa vez le decomisaron una póliza de seguro por US$1 millón de un banco de Nueva Orléans, Estados Unidos, a favor sus hijos; una computadora y una libreta de ahorros con US$15 mil.

Por Irving Escobar