Paramilitares atacan y secuestran a manifestantes en León

Eddy López

Un grupo de aproximadamente 200 manifestantes que exigían libertad de ocho dirigentes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril en León, fueron emboscados por paramilitares la noche de este sábado.

La emboscada ocurrió a las 10:00 p.m. en el sector de la Posada del Sol (sobre la carretera Bypass). Los paramilitares, a bordo de siete camiones Hilux, empezaron a disparar, capturar y golpear a los manifestantes.

Mientras los manifestantes corrían e intentaban salvar sus vidas, otras detonaciones se registraron en el sector del barrio Villa 23 de Julio. Hasta el momento se desconoce el número de heridos y secuestrados durante la operación.

Detención de los dirigentes

La Policía Nacional detuvo este sábado a ocho líderes del Movimiento Estudiantil de León, que participaban en una marcha que recorría las calles de la ciudad universitaria. La detención ocurrió tres cuadras antes de la iglesia de Guadalupe, donde estaba prevista a finalizar la manifestación.

Los detenidos fueron identificados como Byron Estrada, Luis Quiroz y Haidiby Rivas estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- León) y Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

Tras conocerse la detención ilegal, los pobladores de León decidieron marchar hacia la delegación policial de León para exigir la liberación de los líderes. Durante cuatro horas les gritaron asesinos a los policías y sonaban cazuelas como símbolo de protesta.

 

En el lugar mantuvieron un plantón, pero tras conocer por parte de una comisión de la Iglesia Católica que los detenidos fueron trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote, en Managua decidieron marchar sobre la carretera de circunvalación y sobre el trayecto fueron emboscados por los paramilitares.

María Estrada, la mamá de Byron Estrada, había denunciado a LA NOTICIA DIGITAL de una supuesta orden de detención contra su hijo. A Byron se le acusa de una supuesta agresión al hijo de un abogado de nombre Francisco Mendiola, crimen organizado y tenencia ilegal de arma.