Familiares denuncian que dirigentes detenidos en León están golpeados

Los familiares de los jóvenes detenidos en León.
Jackson Orozco

A las oficinas del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, llegaron este lunes familiar de los jóvenes integrantes del Movimiento 19 de abril en León, quienes fueron detenidos arbitrariamente por la Policía el pasado sábado, para denunciar la detención arbitraria de los jóvenes.

Los detenidos corresponden a Byron Estrada, Luis Quiroz y Haidiby Rivas estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- León) y Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), además a Nahiroby Olivas y Juan Alvarado.

La captura se realizó a eso de las 5:00 de la tarde cuando finalizó una marcha en contra del Gobierno de Daniel Ortega. Los familiares denunciaron además que, al momento de la captura, los dirigentes fueron golpeados y se sospecha que estén heridos.

Los detenidos corresponden a los nombres de Byron Estrada, Luis Quiroz y Haidiby Rivas estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- León) y Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), además a Nahiroby Olivas y Juan Alvarado.

"Estamos aquí porque vamos a luchar por los derechos de nuestros familiares, porque ninguno tenía orden de captura y tampoco tienen cargos delictivos, entonces no entendemos por qué se los trajeron a Managua", dijo Jennifer Estrada Corea hermana de Byron Estrada, detenido ilegalmente.

"Esta es una detención arbitraria e injusta, porque estos muchachos andaban en esta marcha reclamando un derecho soberano, un derecho de libertades justas y sobre todo por la libertad de la universidad (UNAN) y eso no constituye ningún delito, ya que nuestra Constitución establece libertad a la protesta. Están terminando con nuestra juventud", expresó uno de los familiares de los jóvenes.

Los jóvenes quienes han estado al frente de las protestas en León, denunciaron en días pasado ante el Cenidh que eran víctimas de constantes amenazas de muertes.

"En Nicaragua ahora es un pecado ser joven, es un pecado portar la bandera azul y blanco, ahora se ha convertido en un delito", criticó Martín Buitrago, representante de Luis Quiroz.

Por su parte el Cenidh, manifestó que los jóvenes Yaritza Mairena, Victoria Obando, y Levis Rugama cuentan con medidas cautelares por parte de la CIDH y denunciaron públicamente al Estado de Nicaragua, por violar los derechos humanos de los nicaragüenses.

"Nosotros (Cenidh) hemos estado acompañando a la familia. Visitamos la Dirección de Auxilio Judicial junto al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ACNUDH, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y lamentablemente nos negaron que de que los jóvenes estuviesen detenidos. Estamos ante un Estado terrorista que viola el derecho a la protesta y a la libertad de pensamiento", expreso Braulio Abarca, abogado del Cenidh.