ONU denuncia que Gobierno de Ortega violó derechos humanos de los nicaragüenses

El alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, denunció el uso de la fuerza que han ejercido funcionarios orteguistas y grupos armados irregulares durante las protestas.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, advirtió que Nicaragua puede tener un futuro similar al de Venezuela si la represión contra los ciudadanos continúa y si no se libera a los manifestantes detenidos en dicho país.

Un reporte de la Oficina de la ONU publicado este 29 de agosto, determinó que el gobierno de Nicaragua aplicó “amplias medidas de represión que se extendieron de las calles a los tribunales”, durante los cuatro meses que han durado las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

AQUÍ PUEDE LEER INTEGRO EL INFORME DE LA ONU

“El nivel de persecución es tal que muchos de los que han participado en las protestas, defendiendo los derechos de los manifestantes, o simplemente expresando una opinión disidente, se han visto forzados a esconderse, han abandonado Nicaragua o están tratando de hacerlo”, dice el informe.

"Debe haber un cambio de actitud porque de lo contrario, las condiciones con el tiempo se asemejarán a lo que vive Venezuela, con una economía debilitada", aseguró Zeid Ra'ad al Hussein, que a su vez solicitó al Consejo de Derechos Humanos, que se reunirá el próximo 10 de septiembre en Ginebra, ocuparse de la situación en Nicaragua, para plantear medidas que prevengan disturbios más graves.

La crisis de Nicaragua comenzó el pasado mes de abril con protestas contra la reforma pensional

Zeid Ra'ad al Hussein, alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

La Organización lamentó que “el mundo aparte la vista” de la crisis que ha surgido en el país centroamericano, donde sin importar el “contexto de miedo y desconfianza que se ha generado”, las protestas por el respeto de las libertades han continuado.

También señala que las fuerzas del gobierno de Ortega reprimieron violentamente las protestas y las barricadas hechas por los manifestantes “con el beneplácito de autoridades estatales de alto nivel y de la Policía Nacional, a menudo de forma conjunta y coordinada”.

Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, que comenzaron hace cuatro meses en el marco de la reforma pensional, han dejado un saldo de 300 muertos y 2000 heridos, según cuentas del mismo organismo.

Ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y generalizadas, desapariciones forzadas, torturas, abuso policial, entre otras, son algunas de las violaciones a los Derechos Humanos que este organismo de la ONU ha logrado documentar en Nicaragua.