Relatoría Especial de la CIDH ve con “seria preocupación” los despidos arbitrarios contra médicos y docentes en Nicaragua

También dieron a conocer que enviaron una carta al Estado de Nicaragua pero este no ha contestado
Foto/Nayira Valenzuela

La Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (IACHR), emitieron un comunicado donde lamenta y expresa "seria preocupación" ante los despidos arbitrarios y actos de hostigamiento contra estudiantes y personal de los sectores de salud y educación, así como efectos negativos sobre la salud de pacientes que no vienen recibiendo atención por falta de especialistas médicos.

REDESCA y el MESENI están al tanto de la situación, y en el comunicado destacaron los despidos registrados en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello en León, el Hospital Regional Santiago en Jinotepe, el Hospital Humberto Alvarado en Masaya, el Centro de Salud de Monimbó y el Hospital San Juan de Dios en Estelí. 

Asimismo dieron a conocer que enviaron una carta al Estado de Nicaragua, de acuerdo al artículo 41 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, solicitando información sobre estas denuncias. "Se pidió al Estado que en un plazo de 10 días entregue la lista detallada de todas las personas despedidas, tiempo en el que desempeñaron sus funciones y puestos donde estaban designadas. También se requirió información específica e individualizada sobre las razones de los despidos y las garantías otorgadas para proteger sus derechos laborales, si se registran situaciones similares en otros hospitales o centros de salud del país a partir del inicio de las protestas; así como información sobre la garantía del derecho de la salud de la población ante la ausencia del personal médico despedido", reza el informe.

Sin embargo, hasta la fecha no han recibido ningún tipo de respuesta por parte del Gobierno. "La CIDH y su REDESCA lamentan que hasta la fecha el Estado nicaragüense no haya dado ningún tipo de respuesta a dicha solicitud, lo cual debilita el cumplimiento de los principios de transparencia y buena fe que debe guiar el actuar del Estado respecto de sus obligaciones en materia de derechos humanos".

La Relatoría Especial de la CIDH también se pronunció sobre la autonomía estudiantil  así como los despidos arbitrarios en contra de profesores universitarios y trabajadores administrativos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en Managua, así como la expulsión de más de 80 estudiantes de dicha casa de estudios por haber ocupado dichas instalaciones en el marco de las protestas sociales. 

"La CIDH y su REDESCA urgen a las autoridades nicaragüenses a proteger de cualquier intervención indebida a estudiantes y trabajadores/as médicos o educativos, así como facilitar a la brevedad posible información completa sobre la garantía de estos derechos, en particular aquella requerida en su nota de 15 de agosto último".