Estados Unidos discute fusión de sanciones contra Daniel Ortega

Se discute en el Senado la combinación de iniciativa de Ileana Ros y Bob Menéndez
Archivo

Un grupo de asesores en el Senado trabaja en la fusión de dos iniciativas de Ley de sanciones dirigidas al régimen de Daniel Ortega, para convertirlas en un solo proyecto.

La nueva iniciativa juntaría la Nicaraguan Investment Conditionality Act, conocida como Nica Act, y la Ley para los Derechos Humanos y la Lucha contra la Corrupción en Nicaragua, confirmó el politólogo nicaragüense Félix Maradiaga en Estados Unidos.

La nueva propuesta surge en momentos que Estados Unidos y la comunidad internacional buscan aumentar la presión contra el régimen que se rehúsa a detener la violencia contra manifestantes pacíficos, que demandan su salida del poder y convocar a elecciones anticipadas.

Al convertirse en una sola Ley, la nueva iniciativa tendrá un efecto devastador para la dictadura de Ortega, debido a que limitará el acceso a los créditos ante los organismos financieros multilaterales, y designará sanciones individuales similares a la Ley Global Magnitsky, que contemplan bloqueo de capitales, revocación de visas y penalidades económicas.

“Lo que se está discutiendo es el lenguaje adecuado para fusionar los elementos fundamentales del Nica Act —promovida por la congresista Ileana Ros-Lehtinen— y la iniciativa del senador (Bob) Menéndez —Ley para los Derechos Humanos y la Lucha contra la Corrupción en Nicaragua—. Se espera que esta semana se conozca un borrador y la semana del 27: el documento oficial fusionado de ambas iniciativas Ros-Lehtinen-Menéndez”, aseguró vía telefónica Maradiaga.

La Nica Act fue aprobada en el Congreso de Estados Unidos el 3 de octubre del 2017, y fue presentada en el Senado para su discusión el 21 de diciembre de 2017. Desde entonces permanecía bloqueada en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

El proyecto de Ros-Lehtinen establece condicionalidades al régimen de Ortega para la aprobación de préstamos ante organismos financieros internacionales, un instrumento del que depende Nicaragua. El Nica Act exige que se tomen medidas para garantizar la transparencia electoral y combatir la corrupción, dos temas en que Ortega ha sido cuestionado mundialmente.

El proyecto aboga por el respeto a los derechos humanos y se pide un informe del secretario de Estado, en consulta con la comunidad de Inteligencia estadounidense, sobre la participación de altos funcionarios de Nicaragua en corrupción pública, lavado o abusos de DD.HH.

Según el politólogo Félix Maradiaga, la masacre perpetrada contra el pueblo de Nicaragua hizo que el tema de las sanciones fuera retomado.

“El Nica Act se estancó en el Senado por la efectividad del cabildeo realizado por la empresa privada nicaragüense, inclusive hubo una delegación de empresarios en marzo (de 2018), que se reunió con varios legisladores al punto que lograron que uno de los copatrocinadores del Nica Act se retractara (el congresista Francis), Rooney”, afirmó Maradiaga.

ONU: NICARAGUA DEBE PONER FIN A LA "CAZA DE BRUJAS" CONTRA LAS VOCES DISIDENTES

“La masacre perpetrada por Ortega revivió el Nica Act porque la empresa privada no tiene los argumentos que tenía”, precisó el politólogo al describir la actual situación en EE.UU.