Médico de Estelí abandona el país por amenazas de paramilitares

Ibarra muestra la denuncia interpuesta ante la CPDH.

“No tengo más nada qué hacer. Me arrebataron mi vida, mi trabajo y ahora mi paz y la paz de mi familia. Yo ya no tengo razón de estar aquí”, expresó el médico Luis Rodolfo Ibarra al medio Telenorte, de Estelí.

Ibarra es un médico más que se opuso al trabajo sucio, mandado por autoridades sandinistas, de no atender a los heridos durante las protestas en contra de Daniel Ortega. Como resultado, paramilitares han amenazado de muerte a toda su familia.

El médico muestra el acoso recibido por parte de paramilitares sandinistas.

En una de las amenazas recientes, Rodolfo contó que recibió un video, de paramilitares, donde muestran fotos de su familia: desde su hijo hasta la de su mamá. “Es una amenaza directa de muerte. Dicen que están esperando que le den ‘carta blanca’ (para actuar en su contra), ¿pero de quién?”, cuestionó el médico.

Ibarra recibe constantes mensajes ofensivos de perfiles falsos de la red social Facebook.

A Rodolfo Ibarra no solo le exigieron que no atendiera a los manifestantes, sino que participara en las persecuciones y asedio en contra de ellos.

El doctor Ibarra interpuso la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y responsabilizó de cualquier acto al comisionado Alejandro Ruiz y el alcalde Francisco Valenzuela, ambos de Estelí.

El médico se une a la amplia lista de nicaragüenses que han tenido que huir de Nicaragua para salvar su vida. Costa Rica es el destino principal de las personas, que de acuerdo con un reporte de la Dirección General de Migración y Extranjería, entre el 1 y el 30 de agosto ingresaron a Costa Rica 31.659 nicaragüenses.