Darling Ríos de Js a Procuradora de Derechos Humanos

La Asamblea Nacional nombrará como nueva procuradora de Derechos Humanos en Nicaragua a una joven de 27 años, férrea defensora del régimen de Daniel Ortega. Durante años dirigió la Juventud Sandinista y actualmente es viceministra de la mujer.

La plataforma digital https://www.despacho505.com/ informó que el régimen de Daniel Ortega nombrará como nueva procuradora de derechos humanos a Darling Ríos, actual viceministra de la mujer y quien durante años se desempeñó como secretaria de organización de la Juventud Sandinista.  

La Asamblea Nacional cerró este miércoles el periodo de recepción de propuestas para ocupar las vacantes en la Procuraduría para la defensa de los Derechos Humanos, tras el fallecimiento del subprocurador Adolfo José Jarquín Ortell; y la renuncia de la procuradora Corina Centeno Rocha. 

Las únicas propuestas recibidas fueron las de Gustavo Porras, presidente del Parlamento, dominado por el Frente Sandinista.  

Gustavo Porras propuso a Darling Ríos para el cargo de procuradora y a Adolfo José Jarquín León, para el cargo de subprocurador. 

“No existen causales de inelegibilidad, y, por tanto, se procede a que el plenario de la Asamblea Nacional realice la votación correspondiente para sus nombramientos”, concluyó este miércoles la comisión especial de la Asamblea encargada de analizar las propuestas.  

Antes de ser nombrada viceministra de la mujer, una de las dependencias estatales más ineficientes en la defensa de los derechos de las mujeres según organizaciones feministas, Darling Ríos fue secretaria de organización de la Juventud Sandinista y ha trabajado de cerca con Fidel Moreno.  

Darling Ríos, quien sería nombrada nueva procuradora de derechos humanos férrea defensora del régimen y leal a Rosario Murillo. También es fundadora de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES), el brazo político del Frente Sandinista en las escuelas públicas del país.  

Lee más: "De paramilitar a juez en Matagalpa"

La funcionaria orteguista ha callado ante los crímenes de lesa humanidad y las graves violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen Ortega – Murillo desde abril de 2018.  

Según la Asamblea Nacional, quien asuma el mando de la Procuraduría de Derechos Humanos en Nicaragua, se convierte en un Comisionado de Asamblea Nacional “para la promoción, defensa y tutela de las garantías constitucionales de los ciudadanos y sus derechos humanos”.