Policía detiene ilegalmente a 16 miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco

LA PRENSA

La Policía Sandinista detuvo a 16 personas miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco, UNAB, quienes la noche del jueves llevaron agua a las madres de los presos políticos atrapados en la Iglesia San Miguel Arcángel en Masaya.

A su retorno a Managua, la policía detuvo a estos ciudadanos trasladándolos a las instalaciones del nuevo Chipote en Managua.

Tamara Zamora, madre de Amaya Coppens, secuestrada por la policía Orteguista dijo que las amenazas de Rosario Murillo y su hijo no los harán retroceder ni amedrentar en esta lucha.

La Unidad Médica Nicaragüense informó que harán lo posible por llevar asistencia médica a las madres de los reos políticos que iniciaron huelga de hambre indefinida por sus hijos desde ayer.

 

El Congresista Estadounidense Albio Sires exigió la pronta liberación de los detenidos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos también se sumó al llamado de liberación de las personas detenidas arbitrariamente la noche de este jueves.

 

Juan Sebastián Chamorro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, se solidarizó con las madres de los presos políticos, así como con las 16 personas detenidas ilegalmente ayer por la noche.

Leer más: Rosario Murillo llama “miserables” y amenaza con otro "vamos con todo" a opositores