Mike Pompeo, escuchó y tomó nota

El Secretario de Estado de Estados Unidos se reunió en San José, Costa Rica con un grupo de nicaragüenses durante su visita oficial a esta nación que alberga a 90 mil exiliados que salieron de forma forzada de Nicaragua.

Satisfecha, así me siento con la reunión entre el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo y el grupo de nicaragüenses que gentilmente invitó la Embajada de Estados Unidos en San José, entre ellos era la única periodista. 

Le dejé claro que pese a todos los ataques de la dictadura Ortega-Murillo contra los periodistas y medios de comunicación independientes, seguimos informando. Pero necesitamos aún del apoyo internacional para que el régimen devuelva lo robado a 100% Noticias, a Confidencial y haya libertad de prensa. Sin libertad de prensa, no hay democracia, sin libertad de prensa, las elecciones están condenadas al fracaso. Todos los días en Nicaragua a toda hora, se persigue, se encarcela, hay secuestros a quienes se oponen al régimen, continúa el estado policíaco y eso debe terminar.

La cita fue a las 11:30 de la mañana de este martes 21 de Enero, por el tráfico en San José, estuve una hora antes. En la entrada de la embajada, un grupo de exiliados encabezados por el amigo periodista Armando Espinoza, me entregó dos sobres de manila, uno para el Señor Pompeo y otro para la embajadora de EE.UU en San José. El documento cerrado que me dieron contenía varias demandas como la aplicación de más sanciones al régimen, presionar para que se garantice el retorno seguro de los que se fueron al exilio forzado, libertad de los presos políticos, entre otros puntos. El documento fue firmado por 500 exiliados. 

 

Me gustó ver juntos a miembros de la Coalición Nacional y al líder del Movimiento Campesino, Medardo Mairena, tras la convocatoria que ambos grupos hicieron por separado, para la unidad. El Movimiento campesino tiene su peso y piden más sillas en la Alianza Cívica, parece que se las van a dar las 3 sillas, según una entrevista que le hice el domingo al Dr. José Pallais, de la AC.
Ingresamos a una salón, el Señor Pompeo, llegó tras reunirse con el Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado. Ingresó y saludó a cada uno del grupo. La última a quien estrechó la mano fue a mí. Le dije con mi pequeño inglés, que gracias por apoyar al pueblo de Nicaragua y que le traía un regalo. Me quité las tres pulseras y le puse en su muñeca la que lleva tejida las banderas de Nicaragua y Estados Unidos, que simbolizan el abrazo de EE.UU al pueblo de Nicaragua. Las otras 2 pulseras llevan los colores de la bandera azul y blanco de Nicaragua y la tricolor de Costa Rica. Le expresé que fueron elaboradas por el excarcelado político y ahora exiliado, el sicólogo Róger Martínez, quien fue torturado cruelmente en el Chipote y fue excarcelado en marzo del 2019.


Luego llegó, el momento de hablar y diría mi prima Avril, todos "desenvainaron el alma". Pompeo escuchó, uno a uno y junto a Michael Kozak, sub-secretario para el hemisferio occidental, tomaron nota. Él fue claro, "vengo a escucharlos" y así fue. 


Un momento conmovedor fue cuando Medardo entregó un archivo de fotografías de los campesinos asesinados. Es público que el Movimiento ha pedido sanciones a miembros del Ejército de Nicaragua. Ya en Washington suena el tema de responsabilidades al Ejército por supuestas ejecuciones a campesinos. Recuerden que el asesor de Donald Trump, el Señor Mauricio Claver-Carone, dijo en diciembre del 2019 que "ven complicidad del Ejército" con Ortega y lo tildaron de ser "brazo represorde Ortega". Está por verse si esto se traduce en sanciones a militares activos. 

Un punto que expuse, es la importancia que Estados Unidos, a quienes considero "nuestros hermanos mayores", deberían de acompañar tanto a la Coalición Nacional (UNAB y AC) como al Movimiento campesino, en ese proceso de unidad. Ambos convocaron por separado a la unidad. Los egos, problemas personales, aspiraciones, impiden esa unidad. En conclusión se unen o nos hundimos y así se lo expresé al Señor Pompeo.

El encuentro de una hora llegó a su fin y se invitó a tomar una foto grupal con el Secretario de Estado Mike Pompeo. 

Horas después Pompeo compartió en su twitter sus impresiones de la reunión y varias fotografías entre ellas, el momento donde le puse la pulsera.

"Profundamente conmovido por escuchar a la Alianza Cívica y Unidad azul y blanco, líderes y nicaraguenses exiliados en Costa Rica, mientras luchan por reclamar la democracia en su país Estamos con ustedes y felicitamos el apoyo que Costa Rica ha brindado a todos los que han huido del régimen". 

Vale destacar que entre el grupo de UNAB y Alianza Cívica, giraron invitación a ambos y entre ellos se escogieron para asistir. Medardo Mairena fue seleccionado dentro de la Alianza cívica,  pues el Movimiento campesino es parte de la AC. Las invitaciones a quienes estamos en Costa Rica, las hicieron de forma indiviual. En mi caso como periodista de 100% Noticias, excarcelada política y actualmente residiendo en San José. 

Cuando iba bajando del ascensor de la Embajada, con parte del grupo de nicaragüenses, me encontré a una costarricense que labora en la sede diplomática y muy efusivamente me saludó, abrazó y me dijo "Dios la protegió, Dios la protegió" recordándome esas palabras que siempre he dicho desde que estábamos Miguel y yo secuestrados en esas cárceles del régimen, "Dios nos protegió".  

Por Lucía Pineda Ubau, 100% Noticias

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ