UNA amenaza a estudiantes con retirar matricula, si vuelven a «caer en actos de indisciplina»

La tarde de este miércoles, 12 de febrero, el Consejo Universitario de la Universidad Nacional Agraria (UNA) acordó levantar la sanción impuesta a 43 estudiantes, que protestaron por un supuesto fraude electoral que pretendía ejecutar la dirigencia de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), el 27 de noviembre de 2019; pero en la resolución de suspensión del castigo, las autoridades de esa Alma Mater amenazan a los universitarios con retirar la matricula si vuelven a «caer en actos de indisciplina».

El Consejo Universitario a través de una sesión extraordinaria aprobó la resolución número, 3240, con la que modifica el acuerdo número 3222 relacionado al castigo impuesto a los 43 estudiantes. La administración de la casa de estudio acordó «hacer un llamado (por) escrito a todos los estudiantes que participaron en los actos de indisciplina acaecidos en el sector de la oficina de UNEN el día 27 de noviembre de 2019», dice la nueva resolución.

LEA TAMBIÉN: Suspenden expulsión de 43 estudiantes de la Universidad Agraria

De esta manera resolvió que los alumnos deben «comprometerse a mantener un comportamiento personal responsable, ético y de buena conducta y de no volver a caer en cualquier acto de indisciplina, como condici6n indispensable para conservar su matrícula en la universidad».

Con esta nueva decisión de las autoridades de la UNA queda sin efecto la medida que enfrentaban cuatro estudiantes que habían sido sancionados con expulsión definitiva, ocho que estaban expulsados por un año y 31 estudiantes a quienes les habían quitado la beca por un periodo de un año.

Yunova Acosta, integrante del Movimiento Estudiantil 19 de abril y miembro de la Alianza Cívica, aplaudió la decisión de esa Alma Mater e instó a otros recintos a tomar ejemplo y reintegrar a los estudiantes que fueron expulsados por protestar contra la dictadura de Daniel Ortega.

«Sin esta unión de los estudiantes no hubiese sido posible tener una resolución positiva ante estos casos y también creemos que nadie tiene el derecho de querer quitarle la educación a las personas, porque es un derecho ciudadano que tenemos y como Movimiento vamos a seguir luchando por los derechos estudiantiles y juveniles», manifestó Acosta.

Los hechos que habían provocado la protesta en la UNA, por la cual fueron expulsados los estudiantes, se registraron el miércoles, 27 de noviembre de 2019, cuando un grupo de sujetos enviados por UNEN-Nacional, bajo control del FSLN, llegó a la Universidad Agraria a conducir un proceso fraudulento mediante el cual intentaron apropiarse de los cargos en la dirigencia estudiantil. Decenas de universitarios reaccionaron y expulsaron a pedradas a los desconocidos, quienes huyeron en una camioneta Hilux doble cabina.

«Sabemos que hay muchos compañeros de otras universidades estatales que quizá no corrieron con la misma resolución posible, porque sabemos que ellos también impugnaron y que no se les dio una respuesta positiva, ni negativa, pero siento que esto es como un rayito de luz de esperanza para todos esos chavalos que fuimos desplazados de la educación superior», concluyó la joven universitaria.

En total, después de la rebelión de abril de 2018, unos 240 universitarios fueron expulsados de las aulas por haber expresado su descontento con la dictadura de Daniel Ortega o por haber participado en las protestas y tomas de recintos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ