Iglesia no vislumbra salida pacífica a la crisis en Nicaragua: “Alargan la agonía del pueblo”

No existen condiciones mínimas para elecciones, la división por intereses mezquinos, el estado de sitio de facto y la continua violación de derechos humanos son obstáculos para resolver la crisis, señalan líderes católicos

Nicaragua cumple este marzo 23 meses de crisis sociopolítica sin que existan señales de una salida, advierten miembros de la jerarquía católica que integran la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua y que ven con preocupación la falta de garantías mínimas para las elecciones que, hasta ahora, es la esperanza que abraza la ciudadanía que desde abril de 2018 demanda el fin de la dictadura de Daniel Ortega.

En el comunicado número seis, los religiosos lamentan la prolongación de la “agonía del pueblo” y señalan otros obstáculos como “la división y los intereses mezquinos” y “el estado de sitio de facto” y la represión ampliamente documentada

“No se vislumbran hasta el presente caminos de una salida pacífica a la crisis, cuyos obstáculos principales son la falta de condiciones mínimas para elecciones, la división por intereses mezquinos, el estado de sitio de facto y la continua violación de derechos humanos confirmada por organismos internacionales, que alargan la agonía del pueblo”, dice el mensaje que los jerarcas católicos dirigen por motivo del inicio del tiempo de Cuaresma

“No debemos ser indiferentes o simples espectadores, ante situaciones dolorosas y dramáticas que se siguen dando en el país”, exhortan

CRÍMENES, ASEDIO Y PERSECUCIÓN

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua certifica la persistencia del “asedio contra cualquier expresión opositora y organizaciones de víctimas que reclaman justicia y verdad, agresión física hacia el ejercicio del periodismo, lenguaje soez y violencia irracional de parte de quienes deberían proteger la seguridad de los ciudadanos”, indican refiriéndose al papel represor que ejerce el cuerpo policial desde abril de 2018.

“Con dolor hemos recibido noticias de crímenes y muertes impunes, especialmente en las comunidades del interior del país”, señalan.

En la actualización sobre la situación de Nicaragua, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, denunció ante los Estados miembros del organismo que en Nicaragua continúan las violaciones de derechos humanos

“Desde la presentación de mi último informe en septiembre de 2019, las violaciones de derechos humanos no han cesado, en el marco de un contexto político y social extremadamente complejo”, dijo Bachelet en el marco del 43 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos. 

Al igual que los líderes católicos, la Alta Comisionada expuso que los defensores de derechos humanos, periodistas, opositores políticos, miembros de la Iglesia Católica, personas excarceladas por la Ley de Amnistía y familiares de presos políticos “sufren repetidos actos de intimidación y acoso por parte de policías o elementos progubernamentales, incluso discursos estigmatizantes de autoridades del Gobierno”.

“En medio de la prueba nos mantenemos firmes en la fe y la esperanza, sostenidos por Cristo el vencedor de la muerte, que irradia su luz pascual a todos los que le abren el corazón”, se lee en el mensaje difundido hoy por la Arquidiócesis capitalina.   

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ