Contienda electoral "plagada de inhibiciones" sería un fracaso considera Bosco Matamoros

Tomada de El 19 Digital

“Extrema debilidad” refleja el régimen de Daniel Ortea, considera el analista político Bosco Matamoros, luego que el pasado viernes se conociera la propuesta "Ley de Defensa los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz" cuyo fin es inhibir a cargos de elección popular a opositores que la dictadura considere "golpistas" y "terroristas".  

Según el analista, el mes de mayo es la fecha “fatal” para que el régimen Ortega Murillo dé muestras de un cambio en reformas electorales para un proceso democratico, justo y transparente.

“Tanto el gobierno como la oposición deben plantear una respuesta a la resolución de la OEA sobre el “Restablecimiento de las instituciones democráticas y el respeto a los derechos humanos en Nicaragua mediante elecciones libres y justas”, con una posición de realismo y capacidad que hasta ahora no hemos visto en la oposición. El gobierno ha escogido sus cartas, pero es clara su estrategia, está tratando de maximizar su situación para una negociación desde mi punto de vista ese es el hilo conductor del gobierno”, señala el experto.

LEER MÁS: Ortega pide declarar de "interés nacional" acciones de española TSK-Melfosur

Matamoros señala que al régimen Ortega Murillo no le convienen unas elecciones “plagadas de inhibiciones” porque se estaría condenando al “fracaso” y rechazo internacional. 

“Una contienda electoral que va a estar plagada de inhibiciones sería un caso inusitado en la historia de América Latina y desde mi punto de vista estaría condenado al fracaso una elección bajo esas condiciones en el país y lo rechazaría la comunidad internacional igualmente porque no cumpliría con ninguna de las condiciones básicas que deben existir alrededor de un proceso electoral”, expresó.

LEER MÁS: Nicaragua va hacia una dictadura legalizada, según el exsecretario ejecutivo de la CIDH

El analista señaló que Daniel Ortega y el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) temen a unas elecciones justas y transparentes debido a que cuentan con el 20% de la intención de votos en los comicios presidenciales.

“Daniel Ortega tratando de marginar fundamentalmente el cuestionamiento de la legitimidad de su gobierno a las demandas del país y la comunidad internacional, para un proceso electoral que es evidente que el Frente Sandinista no supera el 25% de la voluntad electoral de la intención de votos y que el 75 - 80% de rechazo a la gestión del gobierno, y ya está identificada una alternativa que aún está en proceso de construcción. En Nicaragua tenés ocho de cada diez nicaragüenses en edad de votar que lo harán en contra del gobierno y de ahí vemos estas reacciones un reflejo de impaciencia, refleja la desconfianza que tiene el gobierno de entrar en un proceso electoral que a todas luces no le va a ser favorable”, analizó Matamoros en 100%Noticias.

Para el analista, lo “mejor” que le puede pasar al régimen de Daniel Ortega es “perder” las elecciones y dejar que una nueva administración se encargue del restablecimiento de la democracia, respeto de derechos humanos y transparencia gubernamental.

“Los postulados de la política exterior son bien claros: democracia, respeto de los derechos humanos y transparencia. Un gobierno de Ortega que se reinicie a partir del 2021 no tendría condiciones objetivas para asegurar gobernabilidad en Nicaragua tendría que sufrir una transformación de 180° que hasta ahora no ha dado muestras de estar dispuesto hacerlo. Por otro lado, debe comenzar a pensar en el futuro del partido sandinista y en ese sentido su futuro personal como el del partido, la mejor opción es que pierda y deje la responsabilidad de llevar a cabo la recuperación del país, de crear las condiciones para que haya un consenso nacional, lo más favorable para el frente sandinista es que esa responsabilidad enorme esté en manos de una nueva alternativa democrática”, considera.

Finalmente, el analista político argumentó que la nueva propuesta de Ley plantea la “exasperación” a la oposición que está fragmentada “no tiene más alternativas que aceptar ineludiblemente un proceso que debe dar indicaciones concretas de mayo y en noviembre debe ser testimoniado por la comunidad internacional a través de la observación internacional y nacional, menos que eso es inaceptable”, señala.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ