Desmejora salud de Dora María Téllez y Mauricio Díaz, presos políticos en Nicaragua

La exguerrillera y opositora presenta dolor en las rodillas, mientras el exdiplomático padece diversas enfermedades y necesita ser atendido por un neurólogo.

La salud de la exguerrillera sandinista y opositora, Dora María Téllez se sigue deteriorando, mientras las torturas psicológicas continúan contra el exdiplomático, Mauricio Díaz Dávila, en las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Sandinista (PS), conocidas como “El Nuevo Chipote”, denunciaron sus familiares.

Un familiar de Téllez, que solicitó el anonimato por temor a represalias de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, aseguró que no ha seguido perdiendo peso, que la sacan de manera irregular a tomar el sol, la mantienen aislada y que ha presentado afectaciones en sus rodillas.

Lea también: Ana Margarita Vijil reza y hace ejercicios en celda de aislamiento de El Chipote

“Las mujeres son las que están más aisladas porque nos han dicho que los hombres comparten celdas, pero que las mujeres no tienen compañeras de celdas. Ella no ha necesitado medicamentos, en general es una persona bastante saludable, solamente nos permiten meterle vitamina C, pero no nos han pedido medicamento. Tratamos de meterle una rodillera porque la abogada nos comentó que la vio como renqueando en la audiencia inicial, ella tiene problemas de rodilla y hemos tratado de meter rodilleras, pero no nos han dejado, incluso al inicio logramos meterle una faja elástica para la mano porque tiene problemas en la mano, pero nos la regresaron”, aseguró el familiar.

                                                     

El pasado 27 de agosto,el Ministerio Público del régimen informó que acusaron a Dora María Téllez y a la dirigente de la Unión Democrática Renovadora (Unamos) Ana Margarita Vigil, "por ser presuntas autoras del delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional".

“Los interrogatorios son una vez al día, no le preguntamos a qué hora la interrogan, pero está fuerte de espíritu, ella hizo una revisión exhaustiva y detallada de asuntos personales, cree que los comunicados colectivos de los familiares han ayudado, hizo un llamado urgente a la unidad, sólo así cree que podremos salir de esta. Ella está preparada para una estadía larga en el Chipote y no se está haciendo ilusiones de estadía corta”, finalizó el pariente de Téllez. 

Exdiplomático sigue siendo torturado

Doña Dina Medrano, esposa de Díaz, pudo ver a su esposo por dos horas el pasado 13 de octubre cuando la dictadura permitió la segunda visita a los presos políticos que están en el Chipote. Al verlo en la primera visita ella calcula que éste había perdido alrededor de 14 libras, pero en esta última estimó que perdió 4 más para un total de 20.

Lea además: Diáspora y exiliados convocan a una marcha contra "fraude electoral" en Nicaragua

“Nos preocupa mucho a toda su familia porque nos dice que siempre tienen las luces encendidas, las 24 horas, por lo que leer se le dificulta -leer el shampoo porque libros no permiten que les pasemos-, la celda en la que se encuentra actualmente no tiene barrotes, es solo una puerta cerrada y una ventanita por donde les pasan la comida. La tortura psicológica continúa, los interrogatorios incesantes, hacen ruido golpeando las puertas de metal, los sacan a cualquier hora para interrogarlos, no tienen una almohada en las camas de concreto en las que duermen”, denunció Medrano.

                                                     

Díaz Dávila fue acusado por supuesta “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”, informó el Ministerio Público de la dictadura.

Temen por la vida de Díaz

Díaz, de 71 años, es directivo nacional del Partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), mismo al que, el pasado 06 de agosto, el Consejo Supremo Electoral (CSE) ordenó se le cancelara su personería jurídica. Además, tiene una amplia trayectoria diplomática; fue embajador de Nicaragua en Costa Rica, entre 2004 y 1999, y ante la Organización de Estados Americanos (OEA) entre 1999 y 2000.

Su esposa dijo que teme por la vida de Díaz, ya que en el Chipote está recibiendo 10 tipos de medicamentos y se los dan sin identificación. También, le han suministrado “Tafil”, un medicamento que nunca ha necesitado. Relató que uno de los médicos practicantes de la clínica en ese lugar le diagnosticó polineuritis y escoliosis, dos enfermedades que nunca había padecido.

“Ha estado con mucho dolor de espalda, infecciones en sus oídos. Durante las dos horas que estuvimos allí, sus manos pasaron temblando, dice él que es por la polineuritis. Lo noté nervioso y con mucho miedo. El 9 de septiembre, día que cumplió 71 años, se desvaneció y lo llevaron a la clínica de allí mismo, estuvo internado dos días con suero. Nadie nos avisó, no teníamos ni idea, es angustiante pensar lo que les puede pasar allí y sus familiares no nos damos cuenta. Nos preocupa muchísimo el estado actual de su condición física y psicológica”, manifestó doña Dina.

A través del abogado han solicitado al judicial a cargo de la causa que le brinde arresto domiciliar y que sea valorado por un neurólogo,pero no han recibido respuesta. “Estoy segura que él nunca ha pedido ninguna sanción, más bien siempre fue un hombre de reflexión, sus escritos han sido bien ponderados, es totalmente incierto de todo lo que se le está acusando”, finalizó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ