Exiliados en Costa Rica cierran filas y dicen no al diálogo con Daniel Ortega

Exiliados coinciden que no puede haber diálogo mientras no cese el estado policial, la liberación de los presos políticos, el restablecimiento de la institucionalidad y el retorno de los exiliados.

El mensaje ha sido claro y contundente por parte de las más de 35 organizaciones que conforman que conforman el Mecanismo de Coordinación de grupos de exiliados y la diáspora nicaragüense en Costa Rica, quienes este domingo cerraron filas y conjuntamente le han dicho un “NO” al supuesto diálogo que Daniel Ortega y Rosario Murillo pretenden realizar después del 10 de enero, fecha que consolida su dictadura por cinco años más a base de represión.

Los líderes de estas organizaciones dicen que nunca han existido las condiciones para dialogar con una pareja de dictadores que han sido acusados de cometer crímenes de lesa humanidad y han violado gravemente los derechos humanos del pueblo
nicaragüense.

“Ortega está llamando a ese diálogo con las personas que a él le importan, realmente ahí no se está tomando en cuenta a la población y a la oposición nicaragüense, él se va asentar con el gran capital de Nicaragua, no podemos sentarnos con ese genocida” dijo Magdiel Galeano de la organización Flor de Sacuanjoche.

LEER MÁS: CENIDH solicita medidas cautelares a favor de Edgard Parrales

Por su parte María José Rivas de la organización Creciendo Con Alas dice que “no se puede dialogar con un régimen que es totalmente ilegítimo, no se puede dialogar con unos criminales y estando Ortega en el poder jamás habrán condiciones para dialogar ”.

“Para dialogar tiene que haber un diálogo sincero pero con la verdadera oposición que somos nosotros” dijo Yader Serrano de Resistencia Campesina.

El movimiento campesino, una de las organizaciones que integran este mecanismo del exilio dice que no participarían en ese diálogo “porque a partir del 10 de enero (del 2022) Daniel Ortega no es legítimo”.

“Nosotros no podemos sentarnos como una organización seria, creíble y luchadora con un gobierno que no existe en Nicaragua, debemos dialogar claro que sí, pero con nosotros mismos, con la oposición para buscar una ruta de salida y brindarle al país y a la comunidad internacional una línea de trabajo horizontal donde todos seamos incluídos” afirmó Nemesio Mejía, coordinador del movimiento campesino en el exilio.

SEGUIR LEYENDO: Escasez de papel sellado y timbres fiscales afecta a gremio de abogados

No se puede dialogar con presos y presas políticas Otro de los puntos que señalan las organizaciones del exilio es que no se puede dialogar cuando existen más de 160 presos y presas políticas secuestradas en diferentes cárceles del país, principalmente en La Modelo, La Esperanza y en el Nuevo Chipote. Pero sobre todo dejaron claro que los presos y presas políticas no son “monedas de cambio” ni mucho menos pueden ser negociados.

“No hay condiciones, no hubo y nunca ha habido condiciones, no se puede dialogar con un asesino que ha cometido crímenes de lesa humanidad contra Nicaragua, contra la población, entonces no existe y no existirá un diálo porque no hay condiciones, además hay presos políticos y ellos no son ninguna forma de negociación, su libertad es un derecho y desde ahí no puede haber un diálogo”, explicó Snayder Suazo, excarcelado político.

Actualmente, la dictadura Ortega-Murillo mantiene a 160 presos políticos. En los últimos cinco meses ordenó la captura de 37 líderes opositores, precandidatos presidenciales, extrabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, empresarios, periodistas, defensores de derechos humanos, entre otros, quienes han enfrentado detenciones y procesos judiciales irregulares.

Opositores y analistas políticos coinciden que Ortega busca legitimar sus votaciones con diálogo Para ampliar este tema las organizaciones en el exilio sostuvieron un encuentro con líderes de la oposición y analistas políticos, entre ellos Eliseo Núñez, Jesús Tefel y las integrantes de la Unidad Nacional Azul y Blanco María Laura Alvarado y Marcela Guevara.

LEER MÁS: Eurodiputados prometen empujar sanciones contra Daniel Ortega, más allá de sanciones individuales

María Laura Alvarado dijo a los exiliados que Ortega necesita ese diálogo porque quiere legitimar esas elecciones donde el Consejo Supremo Electoral le dio una victoria ilegítima.

“Sentarnos a dialogar o hacer el intento por dialogar no va a generar la solución a la crisis porque tenemos a una pareja de dictadores que no han cumplido los acuerdos del 2019, no tenemos garantías de esas organizaciones que se vayan a asentar con Ortega y doña Rosario”, dijo Alvarado.

Por su parte Eliseo Núñez considera que “hoy nos enfrentamos a un tercer diálogo donde Ortega tiene una ilegitimidad no solo interna sino a nivel internacional”.

Jesús Tefel afirmó que ese diálogo de Ortega es “un monólogo” y que llegar a esa negociación “sería llegar a entregarte en bandeja de plata y darle más oxígeno para ganar tiempo, ya que tiene cerrado todos los espacios democráticos”.

Estos opositores manifestaron que no puede haber diálogo mientras no cese el estado policial, la liberación de los presos políticos, el restablecimiento de la institucionalidad y el retorno de los exiliados.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ