Julio Sandino hijo de la presa política Violeta Granera "no quiero ver morir a mi madre"

El hijo de Granera, señaló que la situación de los presos políticos es “insostenible y angustiante”

“No quiero ver morir a mi madre”, expresó Julio Sandino, hijo de la presa política Violeta Granera en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En su intervención Sandino lamentó que el régimen de Daniel Ortega no libere a los presos políticos pese a los numerosos llamados de organismos internacionales.

“Agradecemos el informe de la Alta Comisionada y compartimos nuestra profunda preocupación por la crisis de derechos humanos que prevalece y se agudiza en Nicaragua; pensé a una infinidad de llamados por organismos internacionales de derechos humanos el Estado de Nicaragua sigue sin liberar a todas las personas que fueron detenidas únicamente por qué de manera cívica y apegadas a la Constitución de la República exigían una Nicaragua en democracia”

LEER MÁS: Condenan a ocho y trece años de cárcel a 7 opositores, tres de ellos ex precandidatos presidenciales

Al mismo tiempo, el hijo de Granera, señaló que la situación de los presos políticos es “insostenible y angustiante”. En el caso de su progenitora, el deterioro de su salud es acelerado. 

“Mi madre, una mujer de 70 años con una serie de padecimientos crónicos propios de su edad y que lleva más de 8 meses encerrada en una celda de 3*4 metros, durmiendo en una cama de concreto en donde el bombillo no se apaga las 24 horas y no la deja descansar” dijo Sandino

Agregó “Por la mala alimentación ha perdido parte de su dentadura y ha bajado más de 30 libras a esto le sumamos las malas condiciones del lugar aislamiento forzado y los constantes interrogatorios todos los días ha hecho que haya muerto una persona mayor de edad y el gobierno ha tenido que enviar a otras personas a sus casas por temor de que muera dentro de la cárcel”

En este sentido, Sandino llamó al Consejo de Derechos Humanos que “tome cartas en el asunto” porque no quieren ver morir a más gente “no quiero ver morir a mi madre”, concluyó 

Condiciones inhumanas

En la audiencia, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet denunció que 43 personas continúan detenidas en Nicaragua cuatro meses después de que se celebraran unas elecciones caracterizadas por la supresión de numerosos derechos civiles y políticos.

SEGUIR LEYENDO: Juez dicta culpabilidad contra presa política Samantha Jirón, fiscalía pide 8 años de cárcel

Entre los detenidos 34 ya han recibido duras penas de prisión, y al menos 29 continúan recluidos en el Complejo Policial Evaristo Vásquez "en violación de las garantías al debido proceso y presuntamente en condiciones inhumanas", aseguró en el debate sobre Nicaragua en el Consejo de Derechos Humanos.

Bachelet también lamentó la muerte durante su detención el mes pasado del líder de la oposición Hugo Torres, arrestado antes de las elecciones.

Mientras tanto, la delegación de Daniel Ortega intervino la procuradora general Wendy Carolina Morales, quien calificó el informe presentado por Bachelet como una "agresión" contra su país "basada en información falsa y parcializada" .

LEER MÁS: Declaran culpables a los presos políticos Róger Reyes y Alex Hernández

"Esta valoración desigual se presta a la manipulación e instrumentalización de los derechos humanos para fines y pretensiones hegemónicas derivadas de intereses económicos y políticos de países imperialistas", remarcó.

Morales finalizó su intervención demandando al Consejo de Derechos Humanos que apruebe el cese de las sanciones "ilegales y coercitivas" impuestas contra su pueblo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ