Noticias NicaraguaPolíticaRosario Murillo se burla: "no oigo” a los “tóxicos”, “tengo orejas de pescado"

Rosario Murillo se burla: "no oigo” a los “tóxicos”, “tengo orejas de pescado"

Rosario Murillo dijo “no escuchar” y “tener orejas de pescado” para desoír los llamados de la comunidad internacional que exigen el cese de la persecución en contra de la Iglesia Católica
Rosario Murillo Zambrana, vicepresidenta sancionada por EEUU.
Consejo de Comunicación y Ciudadanía

Rosario Murillo Zambrana, quien usurpa la vicepresidencia de Nicaragua, se burló este mediodía de los llamados que han hecho diversos organismos nacionales e internacionales defensores de Derechos Humanos, que exigen el cese de la persecución contra la Iglesia Católica, afirmando que “no escucha” a las personas “tóxicas”.

Durante su discurso, Rosario Murillo Zambrana dijo que “en la universidad de la vida”, desde su régimen han aprendido a convivir como “hermanos”.

Aunque sin mencionar nombres, la vocera de la dictadura, en un nuevo ataque contra la oposición dijo que ha “aprendido a escuchar el amor que vibra en toda nuestra Nicaragua y a desoír cualquier expresión tóxica o de odio que siempre se da”, en clara alusión a los mensajes de paz de Monseñor Rolando Álvarez, a quien le abrió proceso investigativo y le impuso “casa por cárcel”, acusándolo de promover violencia.

Lea: Rosario Murillo y Daniel Ortega están excomulgados según el Derecho Canónico, afirman expertos

Citando frases de juegos infantiles, la vicedictadora de Nicaragua, dijo que “cuando éramos niños decíamos en la escuela: no oigo, no oigo, tengo orejas de pescado. El amor es el que vibra, el que crece, el que se agiganta en esta Nicaragua bendita y llena de confianza en el Padre (Dios)”, señalando que su régimen se hace de “oídos sordos” ante los “tóxicos”.

De esta manera, la esotérica primera dama designada, quien a diario invoca “al dios de todas las victorias” estaría respondiendo a los líderes religiosos de otros países que han pedido el cese contra la Iglesia Católica en Nicaragua.

En su acostumbrada intervención de mediodía, Rosario Murillo también dijo que en Nicaragua se viene recuperando la paz. Pero mantiene secuestrado a Monseñor Rolando Álvarez, quien cumplió ocho días de estar sitiado por la policía sandinista que rodea la Curia Episcopal en Matagalpa.  

“Porque sin paz, sin seguridad no hay estabilidad, no hay condiciones para trabajar”, añadió Murillo.

Lea más: “Monseñor Álvarez no está detenido, está secuestrado y su vida corre peligro” alertan analistas y juristas

El régimen de Daniel Ortega mantiene en las diferentes celdas de Nicaragua a más de 190 presos políticos, la mayoría de ellos permanecen recluidos en la Dirección de Auxilio Judicial, conocidas como El Chipote, un centro en donde reciben torturas sicológicas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ