Noticias NicaraguaPolíticaHija de presa política Tamara Dávila por fin logró ver a su mamá después de más de un año

Hija de presa política Tamara Dávila por fin logró ver a su mamá después de más de un año

La hija de la rea de conciencia Tamara Dávila por fin logró ver a su mamá, después de más de un año de “separación forzosa”, denuncias nacionales e internacionales y una huelga de hambre
presa politica tamara davila con su hija
Tamara Dávila y su hija.
Cortesía

La pequeña hija de la presa política Tamara Dávila, por fin logró ver a su mamá tras más de un año de constantes demandas, denuncias, solicitudes e incluso una huelga de hambre que inició el pasado 15 de agosto, para lograr que madre e hija se reunieran. La dictadura cedió y la rea de conciencia pudo abrazar a su niña.

Así lo informaron fuentes cercanas a la familia de la rea de conciencia que lleva un año, dos meses y 8 días encarcelada por el régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo que la acusa de supuestamente conspirar para cometer menoscabo a la soberanía nacional, delito fabricado por la dictadura y por el cual la condenaron a 8 años de cárcel.

Ana Lucía Álvarez, hermana de la presa política Tamara Dávila confirmó durante una conferencia de prensa virtual, la tarde de este sábado, que finalmente fue otorgada una visita en El Chipote, cinco días después de iniciada la huelga de hambre de Tamara demandando la visita de su hija, y un sinnúmero de solicitudes durante más de 14 meses.

"El derecho a visitas de los hijos a los reos es un derecho consignado en leyes y convenios nacionales e internacionales", reafirmó la familiar.

Comunicó que Tamara, al recibir la visita de su hija expresó: "estoy feliz, esto debió haber sucedido desde hace mucho tiempo" y refirió que una visita no es suficiente, por lo que exigió que sean continuas visitas y llamadas de todos los hijos con sus padres y madres de presos políticos. Álvarez informó que Tamara muestra mayor pérdida de peso producto de los días de huelga.

La visita se dio la mañana de este sábado a partir de las 8:00 de la mañana en las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial, conocidas como El Nuevo Chipote, donde está encarcelada Dávila.

"Hija, hace mucho tiempo que no pidía verte", dijo Tamara cuando tuvo el primer contacto con su hija y la respuesta, según relatan los familiares, fue más que sorprendente: "pero ahorita nos estamos viendo, mamá", dijo la pequeña aumentando el optimismo y las fuerzas de Tamara.

La activista política, feminista y dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) es madre de una niña que cumplió sus 6 años de vida y que ha sido privada de ver a su mamá ni tener ningún tipo de comunicación, al punto que los carceleros del régimen no le permitían ni siquiera recibir cartitas o dibujos hechos por la menor para que se los entregaran a su mamá durante las visitas, según han denunciado familiares.

"Mamá, pienso en vos todos los días. Estás dentro de mi corazón, cuando veo pajaritos y mariposas me acuerdo de vos. Aprendí las letras para escribir tu nombre, no me acuerdo mucho de tu cara, ya son muchos días sin verte… pero me acuerdo de tus ojos verdes cariñosos. Quiero que regreses, que vengas a la casa… que estemos juntas. ¡Quiero que te dejen en libertad!", escribió recientemente la hija de la presa política, anhelando un encuentro con su mamá. Esa carta no pudo ser leída por Dávila.

La fuerza del amor maternal de la presa política la llevó a declararse en huelga de hambre indefinida el pasado 15 de agosto, demandando que el régimen le permitiera ver a su hija. La demanda por fin fue escuchada y este sábado 20 de agosto, Tamara y su hija lograron verse.

La feminista fue detenida el 12 de agosto del 2021, en medio de un operativo policial que asaltó con gran violencia su casa y ante la mirada asustada de la niña la secuestró y la llevo a la cárcel donde hasta ahora permanece bajo torturas psicológicas y en total aislamiento. Desde entonces la menor no veía a su mamá.

 

Ana Lucía Álvarez insistió en que continúan demandando se permita de inmediato una visita a todos los hijos y jóvenes de todos los presos políticos. Además, demandan videollamadas cada 15 días con los hijos que se encuentran en el extranjero y una llamada normal cada semana. Asimismo, continúan exigiendo que se permita el ingreso del Comité Internacional de la Cruz Roja al Chipote para constatar el estado de los presos políticos.

Bertha vale, esposa del preso político Félix Maradiaga, que participó en la conferencia de prensa desde el exilio también demandó que el régimen permita contacto telefónico con las hijas de Madariaga que tienen más de un año de no verlo.

Organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales mantuvieron una campaña constante para que la dictadura Ortega-Murillo no continuara con su ensañamiento contra la hija de Dávila al mantenerla separada de su madre.

Según datos que manejan organizaciones de familiares de los presos políticos, al menos 140 niños sufren el encarcelamiento por razones políticas de sus padres o madres, de ellos, hasta este sábado, 19 no tenían ningún contacto con ellos, ente ellos, el periodista Miguel Mendoza y el mismo Félix Maradiaga.

Por su pate, la presidente del Centro Nicaragüense de derechos Humanos (CENID), Vilma Núñez, también insistió en la demanda para que todos los hijos de presos políticos puedan ver a sus padre y madre.

Señaló que a la fecha al menos 17 famillias con presos polpiticos en El Chipote tienen niñas y niños que no los han podido ver y casi 50 presos en el mismo Chipote tienen hijos adolescents que tampoco los han podido visitar.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ