Noticias NicaraguaPolíticaPresos políticos en riesgo de “desnutrición” por “reducción drástica” de alimentos

Presos políticos en riesgo de “desnutrición” por “reducción drástica” de alimentos

Familiares de los presos políticos que permanecen en las celdas del Chipote denunciaron que han perdido peso drásticamente debido a que la ración de alimentos ha disminuido
Fachada de las instalaciones del Chipote.
Archivo El Nuevo Diario

Familiares de los presos políticos que se encuentran detenidos en las celdas del Chipote, en Managua, alertaron del deterioro en sus estados de salud debido a la reducción de los alimentos, situación que los mantiene en estado de “desnutrición”.

Los Familiares de los reos de conciencia también urgen a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, la pareja que usurpa la presidencia de Nicaragua, a que aumenten las porciones de los alimentos de los detenidos y que les mejoren el valor nutricional.

“Demandamos de manera urgente el incremento de las raciones, así como el mejoramiento del valor nutricional en la alimentación de nuestros familiares. Si el estado no tiene la capacidad de brindar una alimentación adecuada, reiteramos nuestra voluntad de llevar estos alimentos diariamente. Demandamos que nos permitan la entrega de paquetería semanalmente y que la puedan manejar de mejor manera autónoma en sus celdas, no como ahora que son de manera discrecional y en pequeñas cantidades como sucede en las cárceles del Sistema Penitenciario”, manifestaron familiares de presos políticos mediante un comunicado.

Lea: Familiares de Jaime Arellano temen que sufra un ataque al corazón

De igual manera, demandaron al Estado que cesen las revisiones abusivas a los familiares de los presos políticos antes de las visitas, en donde los agentes de la sancionada policía los han sometido a prácticas inmorales. Asimismo, solicitan que les permita a los presos políticos el derecho de poder ver a sus hijos menores de edad. 

“Denunciamos que existe la falta de incumpliendo a la ley en el régimen de visitas, incumplimiento de los periodos y la negativa de garantizar visitas y comunicación con los niños, niñas y personas con necesidades especiales. Todo esto, además de violentar la ley, así como las convenciones internacionales de derechos humanos y las Reglas Nelson Mandela, buscan crear zozobra y ansiedad en los familiares”, agrega el documento.

Enfermedades aumentan

Durante la décima visita a los presos políticos, los familiares mostraron su preocupación debido al aumento de enfermedades intestinales entre los reos. 

En la visita, notaron entre los presos políticos “gran fragilidad y debilitamiento causado por la política de imponer hambre, se ha incrementado la presencia de enfermedades como infección en la garganta y estómago. A esto se suma el deterioro de la atención médica, la falta de atención médica especializada que permita diagnósticos claros, y los tratamientos requeridos como los casos de Pedro Vásquez, Miguel Mendoza, Freddy Navas, Marco Fletes, Irving Larios, Violeta Granera y Juan Lorenzo Holmann”, denunciaron.

Los familiares de los presos políticos también demandan la pronta atención médica especializada para las personas que se encuentran bajo arresto domiciliario porque temen que desarrollen nuevas enfermedades debido a la falta de tratamientos.

Salud de Miguel Mendoza deteriorada

Por su parte, Margine Pozo, esposa del periodista y cronista deportivo Miguel Mendoza, denunció que durante este visita tuvo la oportunidad de visitar a su esposo y lo encontró más delgado, además que constató que los malos tratos por parte de los carceleros persisten.

“Lo encontró más flaco y con afectaciones de salud, porque le racionan la comida y no le proveen medicinas para mejorar su condición de salud”, denunció Margine Pozo, quien también es periodista.

Pozo también denunció que cuando los agentes “amarran” a Mendoza mientras requisan la celda donde permanece encerrado.

“Cuando le requisan la celda, los oficiales lo amarran con bridas de plástico y lo ponen contra la pared. La revisión es más intensa previo a las visitas”, detalló con mucha preocupación porque en cada visita comprueba que las condiciones carcelarias no mejoran y eso repercute en su salud, pues es un paciente con enfermedades crónicas.

La esposa de Mendoza denunció que los oficiales del Chipote “redujeron las porciones de comida y la preparación de los alimentos es pésima. La alimentación no es la adecuada para un paciente crónico (ácido úrico, diabetes e hipertensión)”, dijo Pozo al detallar la pérdida de peso corporal de Mendoza.

Lea más: Hija de Miguel Mendoza preso en Nicaragua, pide verlo

A pesar de que Miguel Mendoza no ha podido ver a su hija durante los 14 meses y 11 días, Margine Pozo recordó que el preso político mantiene un “ánimo admirable y su fe inquebrantable”, finalizó Margine Pozo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ