Noticias NicaraguaPolíticaOpositores dudan que el diálogo con régimen en Nicaragua anunciado por el Papa dé resultados

Opositores dudan que el diálogo con régimen en Nicaragua anunciado por el Papa dé resultados

Analistas políticos y opositores consideran que un diálogo entre el Vaticano y Daniel Ortega no dará resultados por dos razones: el dictador no se siente obligado a dialogar y por su falta de escrúpulos a la hora de cumplir los acuerdos
daniel ortega y rosario murillo no tienen intenciones de negociar
Daniel Ortega y Rosario Murillo.
El Nuevo Diario

Tras el reciente anunció del Papa Francisco de que la Santa Sede está dialogando con la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, opositores consultados por 100% Noticias expresaron serias dudas que dicho diálogo, en caso de estar ocurriendo, vaya a dar algún resultado positivo pues opinan que el dictador Daniel Ortega "no tiene escrúpulos" y no cumple los acuerdos.

El analista político en el exilio Enrique Sáenz  no cree que Ortega y Murillo tengan alguna intención de dialogar, sobre todo porque se siente vencedor y eso lo hace aferrarse al poder más que nunca  y "determinado a mantenerse a sangre y fuego".

El también economista considera que por ahora, los dictadores no tienen motivos para negociar. "En las circunstancias actuales la única negociación posible para Ortega es la rendición de sus opositores. Para él la política es una forma de guerra y él siempre ha estado en guerra. Siente que ganó la guerra y con el vencido solo se negocia la rendición".

En su análisis, Sáenz señala que, a lo largo de las décadas de Ortega como actor político, ha demostrado hasta la saciedad que solo negocia cuando siente el agua al cuello, cuando está al borde del abismo y cita como ejemplo las negociaciones de Esquipulas, San Francisco de Coronado, la derrota electoral de 1990 y las primeras semanas del 2018, momentos en los que el dictador se sentó a negociar porque estaba al borde del precipicio.

Esa estrategia de aceptar negociaciones cuando está al borde del abismo le ha dado resultado, según Sáenz, principalmente porque Ortega "no tiene escrúpulos" y eso se transforma en una ventaja frente a sus contendores que van de buena fe.

"En este momento no veo por ningún lado que (Ortega) tenga el agua al cuello, así que las expresiones de diálogo son aspiraciones y buenos deseos de algunos actores, en aquellos que tienen buenas intenciones; en otros, aquellos que no tienen buenas intenciones, se trata de contemporizaciones y complicidades encubiertas", señala el analista.

Asimismo advierte que "darle aire a ese globo es alentar expectativas infundadas que a la postre redundan en golpear el estado de ánimo de la población y su espíritu de resistencia o de lucha".

Para Sáenz, en las presentes circunstancias el desafío fundamental de las organizaciones democráticas nicaragüenses es lograr que "el agua le llegue al cuello a Ortega" por vías no violentas. Cree que hay condiciones para lograrlo, aunque no sea de un día para otro.

Por su parte, la defensora de derechos humanos en el exilio y presidenta de Nicaragüenses en el Mundo María Haydée Castillo señaló que, tal como han insistido en reiteradas ocasiones, para que el régimen dé muestras reales de querer dialogar, no como parte de una agenda sino como muestra de voluntad política, debe poner en libertad a los presos políticos y subrayó que "no se debe ver a los reos de conciencia como monedas de cambio. El Papa Francisco y cualquier otro que desee involucrarse debe tomar en cuenta ese principio".

Castillo recuerda que, en todo caso, de estarse dando algún tipo de diálogo con la dictadura, debe considerarse que no se está partiendo de cero pues "hay otros acuerdos del diálogo anterior, que no se han cumplido", refiriéndose a los acuerdos del diálogo del 2019 entre la dictadura y la oposición, cuyos acuerdos Ortega ignoró.

Otro aspecto en el que insiste Castillo es que hay que tomar en cuenta la participación de los familiares de los presos políticos y señala que debe haber una "comisión internacional que valore la voluntad política del régimen y verifique el cumplimiento de los acuerdos".

LEER MÁS: Papa Francisco afirma que "hay diálogo con Nicaragua"

La opositora exiliada apunta que todo diálogo, sea de quien sea, con la dictadura, debe tener entre sus principales puntos de agenda "el regreso a la democracia del país y garantías para el retorno seguro de los exiliados".

Contrario a Enrique Sáenz, María Haydée Castillo cree que el régimen sí tiene motivos para negociar "porque está cada vez más aislado en la comunidad internacional".

En tanto, el dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco Jesús Tefel opina que en un diálogo de esa naturaleza (entre el Vaticano y Daniel Ortega), en el que intervenga alguien como el Papa, lo más seguro es que sea sobre el tema humanitario  como la liberación de todos los presos políticos principalmente los sacerdotes y laicos encarcelados.

Asimismo, considera que podrían incluir el tema del cese de la represión y persecución contra la Iglesia y sus sacerdotes. "Aunque no conozco mayor información de lo que dijo el Papa, creo que no incluirían temas políticos sino humanitarios", destacó.

Tefel recuerda que, además de lo anunciado por el Papa Francisco, también el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken dijo que el Gobierno de su país está dispuesto a participar en cualquier intento de solución “de buena voluntad" en Nicaragua.

Sin embargo, Tefel, al igual que otros analistas, no ve ninguna muestra de parte del régimen de que quiera dialogar, sino todo lo contrario. "El comportamiento de la dictadura es cada vez más represivo. Encarcelan a familiares de perseguidos políticos. Los dictadores lo que están demostrando es que quieren permanecer en el poder a toda costa", advierte el opositor azul y blanco.

Tefel cree que se debe mantener el optimismo y en ese sentido recuerda que los sectores de la sociedad civil de Nicaragua "aspiramos a resolver la crisis por la vía cívica, mediante un diálogo serio y con garantías". No obstante, advierte que "por ahora los hechos demuestran que la dictadura Ortega-Murillo no tiene esa misma intención".

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ