MUERE NICARAGUENSE AL BUSCAR EL SUEÑO AMERICANO

Wilfredo, en una peligrosa aventura que repiten miles de emigrantes, sobre todo centroamericanos, intentaba llegar sin un permiso legal a Wisconsin para trabajar en la industria de los lácteos. La Guardia de Texas encontró el cuerpo tendido en la arena, como a unos 20 metros de distancia del Lago Salado, ubicado al este del Aeropuerto del condado de Brooks, entre Corpus Christi y Laredo, en el sector este de la frontera con México. El cadáver de Wilfredo, un joven nicaragüense de 20 años, fue reconocido porque en el bolsillo llevaba el teléfono de su hermano, apuntado en un papel, el cual habitaba en México. Guiado por un "coyote", caminó durante 24 horas junto a un grupo de indocumentados por los áridos terrenos del Condado de Brooks y justo en la última etapa del trayecto, al cruzar el lago, Wilfredo se rindió al agotamiento. Su cadáver fue encontrado en febrero, un mes después de que su hermano reportara su desaparición. Fuente: El Nuevo Diario