TELÉFONOS DUAL SIM, LA MEJOR SOLUCIÓN EN LA EMPRESA

None
Las empresas hace ya muchos años que adoptaron el uso del teléfono móvil como una de las herramientas que utilizan los empleados en movilidad. A la vez estos mismos trabajadores tienen sus propios teléfonos, en ocasiones mejores que los proporcionados por la empresa. Es en estos casos cuando la mejor solución son los teléfonos con Dual SIM para las empresas con empleados en movilidad. Por lo general estos teléfonos tienen una línea que tiene gestión de datos y otra que sólo funciona como teléfono. De esta forma la empresa puede llegar a un acuerdo con el empleado, de manera que ella se hace cargo del terminal, de su coste y la línea sin datos, y es el empleado el que se hace cargo de seguir pagando su línea personal con los datos que necesite. Ambos salen ganando, el empleado porque sólo tiene que llevar encima un teléfono. La agenda de trabajo no tiene por qué mezclarse con la personal, se puede desactivar la SIM al finalizar el horario laboral, al igual que apagamos el teléfono personal, etc. Además tendrá una tarifa más económica, sin necesidad de tener permanencias o pagar el móvil a plazos a la operadora. ¿Qué gana la empresa? Un empleado con una herramienta más efectiva. Si en cualquier momento necesita utilizar una app para su trabajo, no habrá inconveniente en hacerlo, sobre todo si tiene disponible WiFi en la oficina, por ejemplo. Además transmitir información será más sencillo, al igual que la comunicación con otras herramientas que no son necesariamente el correo o la llamada telefónica. Si es el empleado el que tiene que adquirir un terminal con Dual SIM será complicado que lo haga por su propia decisión. Las operadoras en España no son muy proclives a ofrecer estos terminales por miedo a perder negocio, ni siquiera a sus clientes de empresa. Es más sencillo encontrarlos en terminales libres, lo que también tiene sus detractores dentro de la empresa, debido al coste de los mismos. Quizás lo ideal es conseguir una mejor oferta en lugar de nuevos terminales a cambio de permanencias que mantienen a las empresas fieles a operadores que les prestan un servicio. Pero lo cierto es que estamos en un país en el que llama más la atención un regalo de un juego de sartenes a la hora de hacer un depósito en el banco antes que un mejor tipo de interés por el dinero invertido. Y con la telefonía móvil el caramelo siempre son los terminales. Pymeautónomos