LA PRIMERA MALA NOTICIA DE LA MUERTE DE MOTOROLA COMO MARCA

None
Cuando la semana pasado se supo que Lenovo iba a terminar la marca Motorola y convertirla en 'Moto by Lenovo' muchos nos preguntamos qué iba a ocurrir con las diferentes líneas de producto que había a día de hoy: Moto E, Moto G y Moto X. Lenovo a día de hoy tiene cuatro marcas muy diferenciadas entre sí: Lemon y Vibe para el mercado asiático, Moto para el resto del mundo y en cuarto lugar Zuk como un proyecto spin-off parecido a lo que Oppo hace con OnePlus. En una entrevista realizada al presidente de la división móvil de Lenovo en China hemos podido saber que además de apostar por lectores de huella en todos los móviles de la familia Moto de 2016 habrá dos familias de terminales que no volverán a tener más representantes: Moto E y Moto G. La gama de entrada y media de Motorola mueren con un futuro a día de hoy incierto.

¿Lanzará Lenovo una gama media para occidente?

Xudong, el líder de la división móvil en China, ha sido tajante sobre la eliminación de estas gamas. 'Moto by Lenovo' será una línea de terminales tope de gama con una pantalla de más de cinco pulgadas de tamaño. La explicación a esta decisión está en que según Lenovo solo en Europa hay interés por terminales tan pequeños. Dicho esto, nos quedan varias dudas al respecto de este movimiento por parte de Motorola. ¿Quién ocupará el lugar de los Moto E y G? Con ellos fuera de la ecuación, queda por ver quiénes reclamarán el espacio de dos móviles con mucha popularidad y que además venden muy bien en determinados mercados. Aquí parece que Lenovo hará un esfuerzo por estirar la línea Vibe y traernos smartphones de esta familia que hasta ahora lo más cerca que ha estado de occidente ha sido dejarse ver en los expositores de ferias como CES, Mobile World Congress o IFA. Para Lenovo esto puede ser un movimiento arriesgado: Moto E y G gozaban de mucha popularidad e introducir marcas nuevas como Vibe puede llevar mucho tiempo. Además, Lenovo como tal no está pasando su mejor momento ya que en su mercado más importante (China) está viendo cómo Xiaomi, Huawei y Apple le ganan la partida vendiendo más smartphones. Veremos a lo largo del año cuál es su plan para occidente y si hay intención de seguir teniendo presencia con terminales modestos. No todo son malas noticias, que el equipo de la anterior Motorola se centre en trabajar con terminales tope de gama significa que los Moto X de este año (si es que mantienen el nombre) deberían ser terminales todavía más atractivos e interesantes. En 2015 les faltó un escalón para que su Moto X Style estuviera al nivel de otros grandes dispositivos como el Galaxy S6 Edge Plus, el LG G4 o el Sony Xperia Z5. Veremos si en 2016 lo logran. xataca