Depresión tropical 31 se convertiría en tormenta y huracán IOTA, alerta para Nicaragua y Honduras

El Centro Nacional de Huracanes informó esta mañana que se formó la depresión tropical 31 que en la próximas horas se convertiría en tormenta tropical y va con dirección a Nicaragua y Honduras.

"Se forma depresión tropical en el mar caribe Central. Se espera que se fortalesca y se acerque a Centro América como huracán a inicio de la próxima semana" alertó el Centro Nacional de Huracanes.

Indican que  Nicaragua y Honduras deben monitorear el progreso de este sistema, "es posible que se requiera una alerta de huracán para una parte de esa zona esta noche" dice el aviso.

Lea También: Onda tropical aumenta probabilidades de formación ciclónica en el caribe

El Centro Nacional de Huracanes dijo que estarán brindando los avisos relacionados a la Depresión tropical 31, que luego pasaría a ser tormenta tropical IOTA y se desarrollaría como huracán.

El centro de la Depresión Tropical 31 estaba ubicado cerca de la latitud 14.2 Norte, longitud 74.3 Oeste. La depresión se mueve hacia el oeste-suroeste a cerca de 7 mph (11 km / h) y se espera que este movimiento continúe hasta las primeras horas del sábado.

Se espera que la velocidad de avance sea más rápida y comience a última hora del sábado y continúe hasta el lunes temprano. En la pista de pronóstico, el sistema se moverá a través del Mar Caribe central durante el día siguiente o así, y acercarnos a las costas de Nicaragua y noreste de Honduras tarde domingo y lunes. Los vientos máximos sostenidos están cerca de 35 mph (55 km / h) con ráfagas más fuertes. Se prevé que la depresión se convierta en tormenta tropical más tarde hoy o esta noche. 

Es probable que se fortalesca el fin de semana, y el sistema podría estar cerca de la fuerza de un huracán importante cuando se acerque a Centroamérica.

LEER MÁS: Huracán IOTA categoría uno podría impactar Nicaragua la próxima semana

La presión central mínima estimada es 1007 mb (29,74 pulgadas).

El sistema tiene el potencial de producir 20 a 30 pulgadas de lluvia en el norte de Nicaragua y Honduras. Esta lluvia daría lugar a importantes y potencialmente mortales inundaciones repentinas e inundaciones de ríos, junto con deslizamientos de tierra en áreas de terreno más alto.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ